EDITORIAL: NOS HA TAPADO EL AGUA

Nos tapó el agua. Literal. Nos tapó el agua como en La Emilia, como en Arroyo Seco, como el alud en Volcán. Los compatriotas lloran por lo que perdieron, por lo que nunca van a recuperar, por lo difícil que será remontar este presente. Sin embargo el fútbol argentino pide los 350 millones que le adeudan para abonar salarios impagables; caso contrario no habrá circo hasta nuevo aviso.

Es completamente entendible que los dirigentes reclamente lo que les corresponda. Si alguien se comprometió, debe cumplir. Sin embargo la crisis en este país pasa por otro lado. La emergencia hoy en día está en las casas de esas personas que realmente perdieron más que un partido o una pretemporada. La pelotita, por un par de días tendría que pasar a segundo plano, y si consideran que así no se puede seguir tendrían que analizar cómo harán para continuar con sus vidas aquellos que durmieron noches enteras en los techos y que al volver a la planta baja se encontraron con el peor de los panoramas.

De tanta solidaridad que hablan en el mundo del fútbol sería bueno que este fin de semana se abran las puertas de los estadios y sus jugadores hagan algún amistoso. Todos con titulares, para seducir al espectador. Y el ingreso que sea ínfimo, al menos de diez pesos, pero que sirva para ayudar a los damnificados en la República Argentina por esta catástrofe natural que se potenció con la impericia de los gobernantes que nunca se preocuparon por su gente.

Con solo diez mangos por cabeza, con el solo hecho de llenar un estadio de River y otro de Boca estaríamos hablando de un millón de pesos. Seguramente no sean cifras que maneje el ambiente de la pelotita hoy en día. Ni siquiera se asemejan a los 350 palos que esperan para arrancar los campeonatos. Pero si no se solidarizan con aquellos que lo perdieron todo en las inundaciones es, indudablemente, porque al fútbol argentino lo tapó el agua hace rato.

Acerca de Marcelo Patroncini 17883 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web