Real Madrid y Manchester City brillaron en la Champions con un histórico empate por 3-3

. (Photo by David Ramos/Getty Images)

Real Madrid y Manchester City deleitaron al mundo del fútbol con un empate lleno de emociones, golazos e idas y vueltas. La ida de los cuartos de final de Champions League terminó con una histórica igualdad por 3-3 que dejó totalmente abierta la vuelta en el Etihad Stadium en Inglaterra.

El equipo de Pep Guardiola sorprendió al Madrid con una fantástica reacción de Bernardo Silva en un tiro libre cercano al área: lo vio mal posicionado al guardameta Lunin y se avivó a sacar un zurdazo al primer palo para gritar la primera emoción de la noche española.

El Merengue no bajó los brazos y rápidamente sacó el partido adelante con la tenencia de la pelota y el control del juego. Camavinga revivió al Madrid diez minutos después con un tiro lejano que tuvo la que se desvió en Rúben Dias y descolocó a un Stefan Ortega lanzado hacia otro lado.

El dueño de casa no se conformó y, ciento veinte segundos después, Rodrygo salió disparo tras una estupenda asistencia de Vinicius desde atrás de mitad de cancha y el pequeño brasileño inventó una corrida con pausa en el área y un tiro suave para sorprender a Ortega viendo la pelota entrar pidiendo permiso.

El juego se volvió vertiginoso y ambos clubes tuvieron sus momentos aunque sin grandes chances de peligro (solo algunos remates a las manos del arquero de Rodrygo y Vini). Real Madrid fue pura efectividad y se lleva el primer tiempo con una actuación seria, convincente y con personalidad.

El City de Guardiola se lanzó hacia el campo rival y metió en su campo a un Madrid bien replegado que incomodó al juego de los Ciudadanos que no supieron cómo entrar al área enemiga. Jack Grealish y Bernardo Silva probaron dentro de la zona prometida pero sin suerte para un equipo inglés sin espacios ni ideas para romper el cerco madrileño.

El partidazo en el estadio Santiago Bernabéu no da respiro y el equipo de Josep Guardiola le volvió a dar un giro inesperado al partido con dos verdaderos golazos. El City rodeó al Madrid en el complemento pero le costaba entrar en la zona peligrosa hasta que Phil Foden quedó de frente al arco en la entrada del área y sacó un zurdazo al ángulo para empatar el juego. ¡Golazo!

Acto seguido, Josko Gvardiol no quiso ser menos que su compañero y volvió a sacudir el arco de Lunin con un remate cruzado para asaltar el escenario de la capital española. Pero el encuentro siguió dando momentos para recordar: Real Madrid no se rindió ni mostró fisuras e igualó el cotejo con un tremendo golazo de Federico Valverde: derechazo de volea y al palo más lejano de Stefan Ortega. ¡Otra tremenda anotación!

El ritmo nunca bajó y tanto el Real Madrid (con Modric, Joselu y Brahim Diaz como variantes) como el Manchester City (con el ingreso de Julián Álvarez) insistieron en busca de la victoria hasta el último suspiro del partido.

Acerca de Francisco Alí 13638 Articles
Nació un día después del gol del Diego a los ingleses pero llegó justo para el postre contra Alemania Federal. El fútbol es su vida. Escribe de la misma manera que juega: excelente. Por eso es crack. Los Piojos y Atlético Madrid son su debilidad. En 2005 fundó esta locura llamada Vermouth Deportivo.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*