Los 49ers, con un Garoppolo indomable, dominaron y triunfaron ante los Cardinals en el Estadio Azteca

Francisco Páez noviembre 22, 2022


En el «México Game» el equipo de San Francisco ganó por 38-10 a unos Arizona muy flojos en todos los aspectos. Brilló Jimmy G pero también Aiyuk y Kittle a puro touchdown (dos cada uno). Los dirigidos por Shanahan se ilusionan con la postemporada y el golpe de llegar a la fiesta del Superbowl en febrero próximo en Arizona.

En la atmósfera de la Ciudad de México se respiraba un aire distinto. Esos 2.000 metros de altura por sobre el nivel del mar hacen su parte pero también el regreso de la NFL tras tres años de ausencia en el país vecino a Estados Unidos. Tras unas soberbias interpretaciones de los himnos de ambos países fue que la lluvia no se hizo esperar. Si necesitaba algo más la contienda entre los 49ers y los Cardinals. El duelo entre los dirigidos por Kyle Shanahan como Kliff Kingsbury arrancó lento, con bajo goleo. Matt Prater con un gol de campo en favor de los Cardenales y un trámite muy cerrado. Parco en cuanto a emociones u ofensivas de peligro pero que en las tribunas del Coloso de Santa Úrsula desbordaba de alegrías, cantos y apoyo. Jimmy Garopolo tardó un tiempo para hacer entrar en juego a los suyos. El que si tuvo un par de buenos highlight con certeros envíos fue el otro quarterback, Colt McCoy. Acaso lo mejor de SF fueron esas devoluciones que encajonaron a un conjunto de Arizona que realizaba un gran gasto. La lluvia pudo hacer jugar su parte debido al agarre del piso que no se resintió en el desgaste.

En el segundo cuarto Jimmy G lastimó con sus envíos que encontró eco en sus compañeros como Brandon Aiyuk que apoyó el primer touchdown para Arizona. De ahí en más fue todo dominio del conjunto rojo porque el mariscal siguió lastimando y fue Trey McBride que aprovechó el desconcierto de Cardinals. También otro factor era la altura ya que se observó varios jugadores con el tanque de oxígeno al lado. Kittle y todos hacían crecer la diferencia del score. Los de Kingsbury reaccionaron antes de irse al mediotiempo con una corrida espectacular de Greg Dortch y fue James Conner que apoyó en zona TD para soñar con los próximos dos cuartos para empardar. El factor Garoppolo fue de 153 yardas y dos Touchdowns para su tropa.

La vuelta del mediotiempo no pudo ser más óptima para los ganadores con Deebo Samuel rompiendo a pura velocidad y una defensiva agrietada por todos lados. Ya con la amplia ventaja acaso tenía que esperar y tornar al juego en posiciones largas. Todo caía en Arizona que no pudo volver casi nunca al juego. Aiyuk siguió mostrando su mejor versión y apoyó otra vez la ovalada en zona caliente. La contienda, bastante desigual, regaló unas buenas postales en el gran estadio donde la lluvia dejó de azotar.

McCoy lo bueno que había podido hacer en el primer y segundo cuarto se esfumó. Siguió sin responder nunca y George Kittle aprovechó para apoyar su segundo TD de la noche mexicana. Los boletos rondaban los 400 dólares y un aforo de 78.427 personas pusieron su calor y color. El final del juego llegó solo para que los 49ers saquen buenas credenciales de cara a la post temporada. Podrán dar el golpe de llegar a Superbowl y con actuaciones como la de México donde llenaron todos los casilleros para apuntarse como serios candidatos para febrero. La pesadilla tenía que acabar para unos Cardenales de capa caída y canto muy bajito.


Temas



Otras Noticias




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *