LIGA ARGENTINA: EL TRÍO DE LUNES EN LANÚS

Por: Walter Silva | @WalFSilva10

La jornada de lunes en el estadio Antonio Rotili se vio modificada ya que se esperaba que sea la de más partidos, juntándose la Sede Lanús original y la mudada Sede Olavarría, pero sólo contó con tres juegos de esta última. Gimnasia venció a Ciclista y Deportivo Viedma hizo lo propio ante Del Progreso, ambos conteniendo las arremetidas de sus rivales; y Lanús mejoró en la segunda mitad y dio vuelta un partido desfavorable para vencer a Quilmes.

Ciclista (Junín) 65 – Gimnasia y Esgrima (La Plata) 77

De arranque accidentado debido a fallas en el tablero general, Gimnasia aprovechó la irregularidad de Ciclista para solidificar su juego con el pasar de los minutos. De esta manera, el tanteador -que arrancó parejo- fue inclinándose para el lado Tripero gracias a los puntos de diversas manos, con los que cerraron el cuarto inicial 15-21. Mediante rachas fueron llevando el segundo parcial, manteniendo el trámite de los diez minutos previos: cuando Ciclista pareció recortar, Gimnasia se volvió a separar. Así se mantuvieron hasta el entretiempo, y el tanteador marcó la misma distancia: 31-37.

Ciclista trató de aprovechar las imprecisiones de Gimnasia desde el empuje de Woods, hasta que Remolina conectó un triple y puso en juego al Lobo. El verdirrojo trabajó cada punto que consiguió, pero el equipo platense se las arregló para responder y, así, mantener una ventaja de alrededor de 7 puntos. Un 2+1 de Roquez Johnson achicó la brecha a un doble, pero los triples rivales alejaron a los equipos, terminando el tercer parcial 46-56. Tanto Johnson como Woods comandaron al conjunto juninense, y bajo la dirección de Britos buscaron descontar de nuevo. Pero la fórmula se mantuvo y Gimnasia volvió a despegarse. Así se desarrolló el juego hasta el final del mismo, que firmó un tanteador de 65-77 favorable a Gimnasia de La Plata.

Del Progreso (General Roca) 80 – Deportivo Viedma (Río Negro) 84

El equipo maragato entró con decisión desde el minuto 10 y con una racha intensa impuso sus condiciones, pero su par roquense no fue menos y logró igualar las acciones en 14 a falta de poco más de cuatro minutos. Desde allí fueron al golpe por golpe y cerraron el primer período 23-22 para continuar con ese ritmo luego del primer descanso. Poco a poco, Viedma fue asomándose por encima pero los triples de Progre desactivaron ese peligro. El juego se tornó más tenso y varias faltas técnicas se pitaron (una para Levy en Viedma y dos en Del Progreso, su banca y su entrenador), además de que se detuvo las acciones por el esguince sufrido por Lavezzari en la caída tras una falta recibida. Tras dos nuevas rachas, el juego se igualó en 45 al cabo de la primera mitad.

Capponi abrió el tercer cuarto con dos triples, luego vino la respuesta del equipo auriazul y ambos aumentaron la velocidad del básquet aplicado en el parquet, haciendo que la efectividad de tiros disminuya hasta a la mitad del corto. Desde allí fueron al punto por punto, pero Viedma mantuvo su delantera resistiendo los embates de Progre. 65-71 terminó el tercer cuarto con una corrida de costa a costa de Eidintas, y lo que propuso el Depo en el último parcial. Mantuvo esa velocidad, corrió la cancha cada vez que pudo, así como también tomó tiros bastante rápido en sus posesiones. El conjunto de Gral. Roca no bajó los brazos y forzó tiros desde el poste bajo, pero no pudo seguir el ritmo que manejó su rival. Los minutos transcurrieron, Del Progreso se acercó lo más que pudo y amenazó con empatarlo, pero no lo consiguió y fue Deportivo Viedma quien celebró la victoria por 84 a 80.

Quilmes (Mar del Plata) 64 – Lanús 70

El tricolor marplatense arrancó mejor plantado y tomó la delantera con un score bajo (6-1) al cabo de los primeros 5 minutos; sin embargo, el Granate apretó el acelerador y achicó la brecha (10-8) desde el empuje de Mariani. Desde allí, tanto a tanto fueron cerrando el cuarto inicial para que el tanteador sea de 16 a 12, y también así arrancaron los segundos diez minutos. Lanús pudo recortar la distancia a una posesión, pero Quilmes volvió a alejarse basando su juego en Jeffrey Merchant. Así fueron alternando buenos momentos para cada equipo, pero los marplatenses siempre estuvieron al frente y cerraron la primera mitad en 34 a 26.

Golpe a golpe fue que inicio del juego tras el descanso largo, y a medida que avanzaron las posesiones, Lanús fue aceitando su circulación ofensiva y amigándose con el aro. De esa manera dio vuelta el marcador en los primeros cinco minutos (39-41). El conjunto dueño de casa jugó a un alto nivel y llegó a firmar una racha de 16-0, hasta que Pelorosso -con un triple- y Reinick -con dos dobles- cortaron ese avance para cerrar el cuarto 46-52, luego del doble de López Alebrandt sobre la chicharra. Lanús pasó a dominar el juego, atacó y rotó el balón como quiso, mientras que Quilmes intentó variantes inteligentes pero poco efectivas, lo que expuso su frustración y le hizo perder hombres por las expulsiones. El resultado fue maquillado sobe el final y Lanús ganó por 70 a 64.