EDITORIAL: EL TÍTULO DE ELLOS Y NADIE MÁS

Marcelo Patroncini julio 11, 2021


Argentina cortó una racha adversa de 28 años sin ganar un título con la Selección Mayor. Mucho esperó el pueblo pero, más allá de la alegría que es ineludible, el rótulo de campeones le corresponde solamente a los jugadores, al cuerpo técnico, y las personas que estuvieron involucradas en el cuidado de este plantel maravilloso.

Se puede y se debe festejar, claramente. Un país golpeado desde lo socio-político, y también castigado brutalmente en lo económico, halló en el fútbol una vía de escape nuevamente. Por 90 minutos todos tiraron para el mismo lado y, en las celebraciones, nadie se cuestionaba si votaste al de Argentinos Juniors, al de Boca, al de Racing, a la de Gimnasia La Plata, al de Tigre, al de Huracán, o al ex arquero de las inferiores de Chacarita Juniors. Era una sola camiseta replicada en cada esquina: la Albiceleste.

Dejando de lado todo eso, también es bueno que dejen disfrutar a los verdaderos protagonistas. Jugadores de ayer y de hoy, tipos que transpiraron la pilcha con resultados adversos e igual se fueron con la frente en alto. Hombres con agallas que regresaron a defender la insignia de su país pudiendo quedarse cómodos y felices en la tranquilidad del viejo continente.

La alegría es de todo el pueblo pero el título es de ellos, de los futbolistas que fueron basureados de punta a punta a lo largo de los años. De Ángel Di María, ese mismo al que llamaban pecho frío. De Lionel Scaloni a quien tildaban de paracaídista. De Sergio Agüero, que aceptó ser suplente por un bien común cuando el pueblo lo consideraba un egoísta. De Lionel Messi, artista como pocos, intérprete de las más bellas melodías. Y pensar que más de uno osó a bastardearlo desde un sofá con el jogging a medio caer y el ombligo lleno de pelusa.

Ver a periodistas filmándose como si ellos fuesen los protagonistas. Escuchar a personas endilgarse el logro sin siquiera haber pisado por un rato el predio de AFA. Creer que todos fuimos el «Fideo» picándosela al arquero y mucho más le quitan brillo a todos los que realmente dejaron la piel por esta vuelta olímpica. Argentina es campeona de América, sí. Pero el título es de ellos y de nadie más.


Temas



Otras Noticias