Boca festejó en el Superclásico ante River con grito de Sebastián Villa

Boca se quedó con el Superclásico en el Monumental. El equipo de Sebastián Battaglia se impuso a River por la mínima con un gol de Sebastián Villa impulsado por un error grosero de Leandro González Pirez.

Una nueva edición del Superclásico argentino tenía lugar en el Monumental. A raíz de la fecha de clásicos organizada por la Liga Profesional, River y Boca se median con un claro objetivo: ganar para seguir estacionándose en los primeros de sus zonas.

El partido comenzaría de forma pareja y cerrada. Ambos se medían y no corrían mayores riesgos. Con el pasar de los minutos, el dueño de casa fue animándose más, manejando la tenencia de la pelota, y creando las primeras chances claras, teniendo a Julián Álvarez como protagonista, primero con un remate que pasaría apenas alto y luego con una apilada con posterior remate que salvaría de gran forma Agustín Rossi.

El dominio del Millonario se acrecentaba mediante corría el reloj. River comenzó a explotar la banda izquierda por espaldas de Luis Advincula, quien rápidamente se cargó de amarilla y por eso debió salir en el entretiempo.

La complementaria se jugaba como había terminado la primera mitad pero, a los 9 minutos, un grosero error de Leandro González Pirez, queriendo cubrir la pelota para que la tome su arquero, le permitió a Sebastián Villa que se la robe y defina con el arco libre para cantar el 0-1.

A partir de entonces, los de Gallardo fueron a por el empate pero habiendo sentido el golpe contrario. Lo tuvieron Álvarez y Juan Fernando Quintero, pero en ambas oportunidades respondió seguro el golero visitante.

El tiempo pasaba y River empujaba. Probó Enzo Fernández pero el travesaño le dijo que no. Volvió a intentar Quintero de tiro libre y la pelota se perdió a centímetros del palo. Boca se replegaba en su campo y aguardaba por un contragolpe que resulte letal. Contragolpe como el que tendría Juan Ramírez, entrando al área por izquierda y sacando un tiro que desactivaría Armani.

El tiempo continuaría su curso. River fue pero sin claras ideas, impulsado por su desesperación. La última de claridad estuvo en la cabeza de Braian Romero pero Rossi, reivindicándose de lo sucedido en el último Súper, lo evitó con otra gran salvada.

No hubo tiempo para más. Boca supo resistir para terminar festejando nuevamente en el Monumental y adjudicarse el Superclásico con el grito del colombiano, consiguiendo, además, alcanzar a Estudiantes en lo más alto de la Zona B.

Foto: Photo by Rodrigo Valle/Getty Images

Acerca de Lautaro Castiglioni 4763 Articles
Nació en febrero de 1996 bajo el apodo de "Laucha". En sus jóvenes años se volcó al fútbol y al basket para convertirse en un erudito del periodismo deportivo. Dueño de una pluma intachable y de una madurez envidiable. Su cable a tierra está en Pergamino.