Boca bailó a Monagas, goleó, y avanzó en la Libertadores como primero de grupo

El Xeneize hizo los deberes, jugó de menor a mayor y terminó brillando en la Bombonera para demostrar todo su potencial de cara a los octavos de final de la Copa Libertadores. El equipo de Jorge Almirón derrotó por 4 a 0 al Azulgrana venezolano y se aseguró el uno de su grupo.

En el cuarto de hora inicial Boca tuvo una muy buena de Cristian Medina que se fue cerca del palo derecho de la cueva rival. No obstante, también llegó Monagas con una de las pocas que gestó en la noche del jueves mediante un remate de Andrés Romero que se desvió justo en Alan Varela y se perdió en el córner.

Sin preocuparse por el triunfo, los de Azul y Oro sabían que con orden y progreso llegarían al tanto de la victoria. A los 25 minutos, Marceo Weigandt se anticipó en un córner de Guillermo Fernández y estrelló un cabezazo en el travesaño.

Boca iba y ya dominaba sin problemas. Martín Payero, en su despedida del club, probó desde afuera y vio como se iba besando el palo derecho de Monagas. Y el premio llegó a cinco para el descanso gracias a otro intento del ex Banfield que remendó Weigandt por detrás de todos para enderezar el disparo y empujar al fondo de la red.

La mala noticia para los de Azul y Oro se daba porque ganaba pero lo hacía con un hombre menos debido a una discusión de Bruno Valdez con el árbitro uruguayo, Andrés Matonte. No obstante todo se emparejó porque, en el inicio de la complementaria, Abdiel Arroyo también se fue expulsado por doble amarilla en la visita.

Sin el Azulgrana tenía esperanzas de empatarlo, las mismas se desmoronaron cuando Frank Fabra combino con Valentín Barco por banda izquierda. El «Colo» pisó el área grande sin marcas y a pura velocidad, levantó la cabeza, y sacó un remate cruzado al palo más lejano de Jorge Roa para anotar su primer gol como profesional.

El Xeneize, con el 2 a 0 en su poder, no bajó los brazos. Medina lo tuvo en un cabezazo, el palo se lo negó a Miguel Merentiel, Roa se lo tapó a «Pól» Fernández y cuando todo se apagaba en la Bombonera, se destapó Luis Vázquez con un doblete en una ráfaga.

A cinco para el cierre, Vázquez enganchó dentro del área grande, dejó en ridículo a Christopher Rodríguez, y definió a un costado de Roa. Cuando el Azulgrana movió del medio, tuvo que recurrir otra vez al círculo central porque el delantero picó en un mano a mano y colocó cifras definitivas.

Monagas, eliminado de todo tipo de competencia internacional, volvió a Venezuela con las manos vacías y una pálida imagen. Boca tuvo su fiesta en la Bombonera, goleó 4 a 0, y se aseguró el primer lugar del grupo F de la Copa Libertadores.

Foto: Photo by Marcelo Endelli/Getty Images

Acerca de Marcelo Patroncini 17908 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web