BERAZATEGUI 2 – SAN MARTIN (B) 3: LA PELEA LE SACÓ LO LINDO AL FÚTBOL

Foto: (YT) BeraUnPaisTV

Por: Tomás Perez Frignoca | abril 24, 2021


Una vez que finalizó el partido, se armó una batahola entre los ¨allegados¨ del equipo local (¿Qué hacían en el campo de juego?), los 22 jugadores y el cuerpo técnico de cada uno. También hubo un encuentro que tuvo cinco goles y la victoria para los de Burzaco, pero eso ya quedó en segundo plano.

Los hechos lamentables producidos realmente son una mancha negra en el fútbol argentino. El hermoso deporte que tanto amamos queda destrozado cuando los violentos deciden tomar cartas en el asunto y “resolver” los problemas a las piñas. Por mas cuestionado sea un árbitro como lo fue Nicolás Kresta, cualquier tipo de conflicto se resuelve en el campo de juego, luego, la AFA debería tomar las riendas y hacerse cargo del desempeño de la terna arbitral.

 Ahora en cuanto a lo que el juego se refiere. Gran victoria de San Martín en el Norman Lee, la primera en este nuevo torneo y dejó el último puesto que compartía con Victoriano Arenas. El Naranja dilapidó la chance de quedar segundo junto a Laferrere si obtenía los tres puntos.

El primer tiempo tuvo una intensidad que no coincidió con el buen juego. Entre el minuto 12 y el 27 llegaron cuatro goles y varias chances para cada uno.

La primera del encuentro fue para Sanma en donde Nicolás Slimmens recuperó una pelota en mitad de cancha y se la dio a Adrián Acevedo quién picó hacia el costado izquierdo y se metió en el área grande, ahí la pisó y, como si tuviera ojos en la nuca, la tiró para atrás para la llegada de Iván Leszczuk quien remató y la pelota dio en Luciano Venturini pero se fue al córner. Dos minutos más tarde, lo tuvo el Naranja con Nahuel Gómez que le robó una pelota a Nahuel Benavente a metros de su propia área, llegó a enfrentarse al arquero, se la dio a Nicolás Kissner que se barrió para que la pelota cambie de rumbo y vaya hacia el arco, pero la pelota no entró porque Gastón Aguirre sacó el esférico en la línea.

Luego, a los 17´ llegó el primer tanto gracias a la buena sociedad entre Slimmens y Leszczuk para que el ex Boca habilitara a Lautaro Nuñez y éste último llegue mano a mano ante el arquero y defina cruzado suavemente ante la desesperación del uno de salir a achicar. Tan sorprendente fue el primero que el segundo cayó como un balde de agua helada. Bera salió jugando por abajo y tocaron para el guardameta Rustton que, en vez de tirarla lejos, quiso eludir a Slimmens que fue a apurarlo, el delantero le ganó la posición y la tocó rápido para Núñez quien solamente tuvo que empujarla y poner el 2-0 a favor de la visita. Increíble pero real, un gol muy infantil que le hicieron al local.

Igualmente, los de Balanda y Gargiulo no dejaron de insistir y cuatro minutos mas tarde llegaron al descuento. Primero intentó Damián Salazar desde afuera y luego del rebote en un jugador del rival, le quedó a Jonathan Smith que apuntó mejor y la pelota entró en el arco defendido por Federico Scurnik.

Ya era mas el local y de a poco empezaba a inclinar la balanza, pero nuevamente apareció el goleador del Azul. Todo comenzó de un lateral en ataque en el que Lucas Villar la mandó al área y en un despeje a medias, la pelota le quedó en el aire a Núñez que, la esperó a que baje para darle de tijera y la pelota se metió al lado del palo del arquero. Si, encendidísimo el 9 de San Martín y ya se aseguraba llevarse la pelota con el tercer gol en su haber.

Lo que mas se valoró en el Naranja es que, mas allá de los errores propios y también aciertos del rival, nunca bajó los brazos. A los 37´ lo tuvo Pombo tras una media vuelta y nuevamente Scurnik salvó con el pecho.

El segundo tiempo llegó para ratificar que en la cancha Bera atacaba y San Martin se iba a defender. Más allá de no contar con demasiadas chances, quizás por la poca eficacia a la hora de dar el pase final o no tomar buenas decisiones, tuvo chances mientras que la visita esperó desde el inicio del complemento que ya terminara el encuentro.

Las dos mas importantes fueron a los 17´ con un centro de Varela para Kissner que, cabeceó y le dio potencia a la pelota pero Scurnik con la mandó derecha evitó la caída de su valla. La otra fue a los 32´ tras otro centro de Varela, en el que Kissner no llegó a conectar con el pie pero si lo hizo Mamberti para empujarla hacia la red y poner el 2-3 que iba a ser el resultado final. Más allá de los errores arbitrales, Bera sabe que tuvo ciertos problemas en defensa que pagó caro. Mientras que San Martín logró su primera victoria en el campeonato pero no tuvo un buen partido y pudo haberlo empatado o perdido.

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente