WNBA: Viernes sin batacazos

Gentileza David Sherman para Getty Images | @GettyImages

Por: Walter Silva | septiembre 11, 2021


El Friday Night de la WNBA tuvo las victorias de Washington y Minnesota ante los dos últimos equipos de la tabla general a 8 días del final de la fase regular.

Atlanta Dream 74 – Washington Mystics 82

Atlanta fue quien sacó las primeras ventajas del juego, pero a mitad del primer chico lo igualó Washington. Ese ida y vuelta de rachas hizo que la visita vuelta a tomar la delantera para luego darle paso a un 9-0 de las dueñas de casa con el que volvieron a tomar la ventaja. Así estuvieron en la primera mitad hasta que las Mystics aprovecharon una racha para irse al descanso largo arriba por 40 a 34, aun cuando las Dream ya estaban mostrando la actitud para darlo vuelta.

Tina Charles fue la responsable de que las capitalinas saquen ventaja de doble dígito al inicio de la segunda mitad. Courtney Williams intentó mostrar una reacción de Atlanta junto Candice Dupree, pero la ventaja le permitió a Washington no perder la calma y atacar con paciencia para seguir al frente por más de diez unidades gracias a los tiros lejanos que, posteriormente, les abrieron el área cercana al aro para seguir sumando. A pesar de los intentos de las Dream, el partido estaba totalmente inclinado para que las Mystics se lleven la victoria por 82 a 74.

Indiana Fever 72 – Minnesota Lynx 89

El juego arrancó con un ritmo tranquilo que, lentamente, se fue acelerando. Se jugó al punto por punto, Minnesota se mostró mejor plantado, pero las asesinas de Indiana (Teaira McCowan en el poste bajo y las Mitchell con su agresividad) hicieron su trabajo para que la diferencia sea mínima. Esa fue la tónica de a primera mitad, y las Linx aprovecharon su circulación ofensiva para llegar al entretiempo al frente 39 a 34.

Kelsey Mitchell lideró la reanudación del partido para Indiana, mientras que Sylvia Fowles (primero) y Napheesa Collier (luego) les dieron el control del partido a las locales. Esto hizo que el resto de las jugadoras vestidas de azul fueran acomodándose en el partido y produzcan con mayor confianza. Con esto pudieron controlar y mantener a raya a las principales armas ofensivas de las Fever y metieron el partido en el bolsillo con un marcador más abultado de lo que fue gran parte del mismo.

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente