Villa Dálmine y Chaco For Ever protagonizaron un aburrido partido que concluyó en empate

Villa Dálmine y Chaco For Ever no pasaron del cero en el Coliseo de Mitre y Puccini. Fue un partido cerrado y con muy pocas chances de gol, reflejado perfectamente en el marcador final. Con esta parda, el Viola queda anteúltimo mientras que el Negro se mantiene en puestos de Reducido.

Aburrido fue el espectáculo que brindaron Villa Dálmine y Chaco For Ever en Campana. Con necesidad de ganar, aunque realidades opuestas ya que el Viola quería hacerlo por primera vez en el certamen y el Negro para acercarse a los primeros puestos, el partido prometía más de lo que terminó siendo.

El conjunto de Daniel Cravero comenzaría de mejor forma, acercándose peligrosamente y atacando el arco custodiado por Germán Montoya. La primera de claridad le correspondió a Álvaro Cuello con un remate que salvó el golero local.

Con el pasar de los minutos, Villa Dálmine fue equilibrando la cuestión, tornando el partido como parejo y cerrado, disputándose en la mitad de cancha y lejos de las áreas. De esta forma se extinguiría la primera parte, con el 0-0 instalado en el marcador.

En la complementaria, el que salió mejor fue el equipo de Carlos Pereyra, empujando y creando una situación nítida en un disparo de Laureano Tello que se perdería a centímetros del pasto. Sin embargo, Chaco For Ever equilibraría la balanza y tornaría nuevamente aburrido el desarrollo.

La última fue para la visita con un desborde de Luciano Giménez y un disparo de Lucas Fernández que desactivaría Germán Montoya. No hubo tiempo para más, fue empate en cero en Campana y reparto de puntos para el Viola y el Negro.

Acerca de Lautaro Castiglioni 4767 Articles
Nació en febrero de 1996 bajo el apodo de "Laucha". En sus jóvenes años se volcó al fútbol y al basket para convertirse en un erudito del periodismo deportivo. Dueño de una pluma intachable y de una madurez envidiable. Su cable a tierra está en Pergamino.