SUPERLIGA: PERLITAS DE UNA PRESENTACIÓN EN PUERTO MADERO

El glamour del Hilton logró que hasta Hugo Lamadrid vista de traje y tenga muecas de seriedad en su rostro. En lo que fue la presentación de la Superliga hubo copas rotas, jugadores que estuvieron tan solo un rato, y muchas apostillas más que no fueron televisadas en el segundo subsuelo del emblemático hotel de Puerto Madero.

El horario de la tarjeta pedía puntualidad y hablaba de las siete de la tarde. Fue en ese entonces cuando las puertas del recinto se abrieron y enviaron a todos al segundo subsuelo. Sin embargo allí llegó la primera división: prensa de un lado, invitados para el salón principal.

Vermouth Deportivo contó con la fortuna de estar dentro del segundo grupo por lo cual pudo vivenciar como de a poco fueron llegando las distintas personalidades. Los primeros en dar el presente fueron el entrenador Frank Darío Kudelka y el arquero Guido Herrera, ambos de Talleres de Córdoba. En una mesa más aislada de podía apreciar a Humberto Grondona. El abogado Andrés Patón Urich también se apersonó temprano y luego comenzaron a llegar sus compañeros del Ascenso Unido.

Francisco Javier Marín, de Acassuso, y Dante Majori, de Yupanqui se acoplaron rápidamente. También lo hizo Luis Sasso, vicepresidente de Huracán. A esa altura los sánguches de pastrón con pepinillo y el el ceviche eran los copetines que le acercaban a los invitados previo al inicio del show.

En la mesa de Kudelka se sentó Marcelo Espina. Cuando ambos estaban conversando se acercó Alejandro Nadur, mandamás de Huracán y ex empleador del DT del conjunto cordobés. Detrás de ellos ingresaban Hugo Moyano y Víctor Blanco, líderes de Independiente y Racing de Avellaneda respectivamente. La gran cantidad de gente hizo que más de un mozo pierda el equilibrio dejando cristales en el piso.

Pasadas las nueves de la noche, cuando ya las cazuelas de lomo con puré eran un éxito, dos íconos de Defensores de Belgrano se saludaron. Marcelo Achile, presidente del Dragón, y Matías Martín, actual periodista de TNT Sports e hincha del elenco del Bajo Nuñez tuvieron su rato rojinegro de la jornada.

El Zorrito Von Quinteiro puso la música y luego chicaneó con Raúl Gámez, mandamás de Vélez Sarsfield. A esa altura los jugadores habían desaparecido del evento. No hubo más rastros ni de Gastón Machín, ni de Gastón Campi, ni de Fabián Cubero entre otros. El «Pato, Ubaldo Matildo Fillol, no paraba de sacarse fotos como si aún estuviese vigente. Y así, de a poco, las luces de la Superliga empezaron a encenderse en una noche repleta de matices de diversos colores.

Acerca de Marcelo Patroncini 17428 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web