SAN LORENZO 1 – CHAPECOENSE 1: UN EMPATE QUE COMPLICA

En el Nuevo Gasómetro, San Lorenzo no sacó un buen resultado. Por la ida de la semifinal de la Copa Sudamericana, igualó 1 a 1 frente a Chapecoense, y deberá ir a buscar la clasificación a Brasil. Martín Cauteruccio puso en ventaja a los de Boedo, mientras que Ananias marcó para el Verdao.

El Cuervo no llegaba de la mejor manera a este choque. Tras dos derrotas y un empate, sumada a la gran pérdida de Fernando Belluschi en la mitad de cancha, los dirigidos por Diego Aguirre buscaban reponerse ante el conjunto brasileño. Con Marcos Angeleri de lateral y Mathías Corujo de volante saltó a la cancha el Azulgrana.

Durante los primeros minutos, fue la visita la que dominó las acciones del juego ya que movía la pelota de un lado al otro, y no le permitía al local recuperarla. Sin embargo, esta tenencia no le permitía llegar con facilidad al arco de Sebastián Torrico. Tan sólo un tiro de Ananias de 35 metros que salió muy desviado. Pero a partir de los 20, el Ciclón mejoró. Recuperó el balón y le empezó a llegar a Danilo. Primero con un tiro de volea de Corujo, que quedó en manos del arquero, pero a los 30, Cauteruccio ejecutó un tiro libre en busca de una cabeza, Angeleri intentó peinarla, y aunque no llegó, la pelota se metió en el fondo del arco para la apertura del marcador. Los dirigidos por Cairo Junior, tuvieron la más clara de esa mitad en la cabeza de Giménez, pero que Torrico voló de forma excepcional para enviar el tiro al córner.

En el complemento, el Ciclón intentó una y otra vez de ampliar la diferencia. Nicolás Blandi y Cauteruccio tuvieron dos chances cada uno, pero fallaron en la definición. Y a los 17, tras un fallo de la defensa local, Ananias, el hombre que complicó toda la noche a la defensa rival, marcó el tan ansiado gol de visitante. De ahí en más, los de Boedo se partieron. La mitad de cancha desapareció y era ataque o defensa. Abajo, cada vez que lo atacaban daba la sensación de que lo perdía. De hecho, Torrico salvó un mano a mano vs Ananias. Y arriba, pudo llevarse el triunfo pero los delanteros volvieron a errar goles casi hechos.

El partido terminó en un empate que complica a San Lorenzo porque ahora sabe que si quiere pasar a la final, debe ir a Brasil a hacer un gol, como mínimo. Pero debe cambiar rápidamente el chip y pensar en el próximo compromiso, que es nada más y nada menos que el clásico frente a Huracán.