REPECHAJE MUNDIAL 2006: AUSTRALIA 1 (4) – URUGUAY 1 (2): A ONCE AÑOS DE LA HAZANA AUSTRALIANA

Hay días que cambian el futuro de una selección de fútbol, y éste 16 de Noviembre es el catalogado como el que modificó el de Australia. Es que la escuadra que hasta el 2006 militaba en la Confederación Oceánica venía teniendo buenas actuaciones en los repechajes ante los países sudamericanos y asiáticos pero, hasta el 2005, el mundial le seguía siendo esquivo salvo por su actuación en Alemania 1974. Las derrotas con Argentina en 1993, Irán en 1997 y Uruguay en 2001 volvían a Australia un combinado que siempre estaba en la puerta del Mundial pero ahí se quedaba.
Sin embargo, hubo un equipo en 2005 (seleccionado por el holandés Guus Hiddink, aquel entrenador que metió a Corea del Sur en el podio de la Copa del Mundo de 2002) que fue gigante para el balompié de ese país y que logró traspasar esa barrera anteriormente nombrada.
Luego de pasar con holgura la clasificación oceánica, en donde derrotó a todos y cada uno de sus rivales, incluyendo a Nueva Zelanda en la final, los Socceroos (como se llama a la selección australiana de fútbol) se encontraron, al igual que en el 2001, con la selección uruguaya dirigida por Jorge Fossati en el repechaje.
La derrota por la mínima diferencia en Montevideo hacía que el equipo que tenía entre sus filas a jugadores como Harry Kewell, Mark Viduka, Mark Schwarzer, Tony vidmar, Tim Cahill y Mark Bresciano, entre otros, tuviera que vencer al conjunto charrúa en el Telstra Stadium de Sidney aunque sea por el mismo resultado para llegar a los penales.
Con el gol de Bresciano a los treinta y cinco minutos del primer tiempo, la selección de Guus Hiddink derrotó a la de Fossati pero no le alcanzó para evitar los penales.
En la lotería de los tiros desde los doce pasos, apareció la figura excluyente del arquero local. Mark Schwarzer comenzó la serie con una brillante atajada a Rodríguez después de que Kewell pusiera en ventaja a su selección.
Pasaron Neill, Varela, Vidmar y Estoyanoff, todos acertando sus tiros.
Y con el penal que ejecutaría uno de los máximos goleadores australianos de la historia, Mark Viduka, parecía que todo sería algarabía. Sin embargo, “The Duke” falló su disparo y Uruguay tenía la chance de igualar la serie.
Pero en el arco local estaba Schwarzer. El arquero voló y, con mano cambiada, le atajó el cuarto penal a Marcelo Zalayeta dándole así, la posibilidad a John Aloisi de depositar a su selección en Alemania.
El delantero se llenó el pie de gol y toda Australia se unió en un festejo emotivo e inolvidable.
Tras esa clasificación y el buen mundial que hizo ese equipo (perdió en octavos de final con Italia con un penal muy discutido que cobró el español Luis Medina Cantalejo, el mismo árbitro de este match ante «La Celeste»), la Federación Australia de Fútbol pidió la inclusión de su seleccionado en la eliminatorias asiáticas y, en 2007, comenzó su participación en la clasificación para la Copa Asiática de Naciones.
Hoy, luego de once años de ese histórico repechaje, recordamos el evento y al seleccionado que cambió el fútbol australiano.