Real Madrid doblegó al Osasuna con doblete de Rodrygo y consiguió su vigésima Copa del Rey

Cumplió con el historial pero tuvo que trabajar más de la cuenta. El Merengue, que no alzaba este trofeo desde 2014, se dio el gran gusto en la noche sevillana tras vencer por 2 a 1 a los Rojillos. El doblete de Rodrygo le permitió a los de la capital española cosechar la vigésima Copa del Rey.

Real Madrid rompió con todos los esquemas antes del segundo minutos en una sensacional jugada de Vinicius por izquierda. El brasilero dejó en el camino a Rubén Peña y a Jon Moncayola, llegó a línea de fondo, y descargó hacia atrás donde su compatriota, Rodrygo, fusiló las redes de Osasuna.

Podía ser un golpe de nocáut tempranero pero los dirigidos por Jagoba Arrasate reaccionaron y antes del cuarto de hora le produjeron una triple jaqueca a los de Carlo Ancelotti con un cabezazo de Ante Budimir que desvió Thibaut Courtois, un frentazo de Aimar Oroz que contuvo el belga, y otro de Lucas Torró que se fue desviado.

El partido se hizo de ida y vuelta en Sevilla porque a los 24 minutos, Vinicius se mandó otra apilada por izquierda, descargó hacia el medio donde Rodrygo se la cedió sutilmente a Karim Benzema y el francés no pudo vencer a Sergio Herrera con un zurdazo. En el área opuesta, se la sacaron en la línea a Abdessamad Ezzalzouli.

Osasuna generaba peligro pero cuando Real Madrid se lo proponía parecía tener armas para sentenciar la historia antes del descanso. Apenas pasada la media hora inicial, David Alaba estrelló un tiro libre en el travesaño y, al rato, Vinicius sacó un derechazo a colocar que salió apenas alto.

En la segunda parte, el Merengue intentó con remates altos de Benzema y Vinicius. Era tan escueta la diferencia que los de Ancelotti lo padecieron porque Lucas Torró encontró una pelota en la medialuna y con un venenoso derechazo emparejó la cosas.

Se complicaba el asunto para el Merengue aunque, nuevmente, Vinicius hizo maravillas por izquierda y lanzó otro buscapié al corazón del área grande. David García despejó defectuoso y la pelota le quedó a Toni Kroos que le entró mordido para que la redonda le quede servida a Rodrygo que se despachó con su doblete.

Osasuna hizo un gran papel, no estuvo lejos de forzar la final a un tiempo extra, pero el tren ofensivo de su rival supo complicar y lastimar por las bandas. Real Madrid, antes de las semis de Champions, se dio el gran gusto de ganar 2 a 1 y conquistar su vigésima Copa del Rey después de 9 años de sequía en esta competencia.

Foto: Photo by Fran Santiago/Getty Images

Acerca de Marcelo Patroncini 17439 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web