RACING 1 – SAN PABLO 3: CON LA MORAL POR EL «PIZZI»

Foto: @Libertadores

Por: Marcelo Patroncini | julio 21, 2021


La Academia tenía prácticamente la clasificación controlada en Avellaneda hasta que el Tricolor pegó por vez primera y en un momento clave de la contienda. El elenco brasilero acabó siendo un justo ganador en la noche argentina y con el 3 a 1 en el Cilindro logró meterse entre los mejores ocho de la Copa Libertadores de América.

Se derrumbó el sueño de Racing. Por atacar e ir a buscarlo, el equipo de Juan Antonio Pizzi quedó mal parado una reiteradas ocasiones para simplificarle las cosas a los dirigidos por Hernán Crespo. Fue San Pablo quien se hizo grande en el sur del Gran Buenos Aires, y tanto con Emiliano Rigoni como con Marquinhos en un nivel superlativo, consiguieron el objetivo que los lleva a la siguiente etapa.

Es cierto que el dueño de casa tuvo la pelota pero no generó peligro alguno. Las más claras eran de la visita que avisaba con un zurdazo de Gabriel Sara que se iba cerca del palo derecho de Gabriel Arias y con un cabezazo de Léo que dio directamente en la base del poste zurdo del guardameta de la Selección de Chile.

San Pablo vio que su rival jugaba adelantado, que no se conformaba con el 0 a 0 que de todos modos lo metía en cuartos de final, y elaboró un contragolpe a los 43 minutos del primer tiempo que fue letal. Racing jugó muy mal al offside, Marquinhos corrió mano a mano, no pudo batir a Arias pero sí lo consiguió Rigoni que, al caputrar el rebote, infló las redes con todo el arco a su merced.

En la complementaria, todas las ilusiones quedaron por el piso rápidamente para los de Pizzi. A los 120 segundos, y en una otra situación defensiva para el olvido, Marquinhos recibió un pase filtrado, ganó en velocidad y definió cruzado para poner el 2 a 0. Un rato más tarde, y a puro toque, el juvenil del elenco paulista se llevó todas las marcas y descargó al medio para que Rigoni estire la ventaja y deje completamente nocáut al dueño de casa.

La Academia descontó casi con media hora por delante en el debut en las redes con la pilcha celeste y blanca de Javier Correa. El ex Ferro y Godoy Cruz de Mendoza guardó la caprichosa contra un palo. Después tuvo una ocasión muy buena como para ponerle algo de pimienta al encuentro pero Tiago Volpi se encargó de ahogarle el festejo en una volada providencial. Y allí, a contrarreloj, las ilusiones del conjunto argentino se desvanecieron por completo.

San Pablo, que en la ida había igualado 1 a 1 y estaba obligado, como mínimo, a meter un gol en Avellaneda, se despachó con un 3 a 1 que lo dejó en octavos de final de la Copa Libertadores. El sueño de Racing se hizo añicos, con mucha tela por cortar, y con la obligación de levantarle la moral a un plantel que ya perdió dos finales al hilo e, incluso, con viento a favor, se quedó afuera en los octavos de final del certamen continental por excelencia.

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente