PLATENSE 4 – FÉNIX 0: SAMPAOLI, PLATENSE ES ARGENTINO

Impecable. De punta a punta. Así el Calamar vapuleó al Cuervo en Vicente López e incluso le terminó haciendo precio con un 4 a 0 que tranquilamente pudo haber sido más abultado de no ser por algunas fallas en la definición. Sin embargo la ambición, la entrega constante, el empuje y el juego en colectivo generó el aplauso de su gente y sin dudas que si este Marrón hubiese jugado las eliminatorias, ya estaría en Rusia 2018.

Once goles a favor, ninguno en contra, un partido pendiente y líder del campeonato. Este Platense, que por momentos juega muy bien y en otros instantes es más práctico que vistoso, dio una cátedra de fútbol en el mediodía bonaerense frente a un Fénix que, merodeando la mitad de la tabla, tuvo que acostumbrarse a jugar con un hombre de menos durante más de una hora completa por la tempranera expulsión de Diego Acuña.

El inicio de la contienda fue intenso, entretenido y ambicioso. Facundo Curuchet, el Ángel Di María de esta selección Marrón pero sin pedir el cambio, bailó todo el tiempo al fondo rival. De hecho a los 33 segundos generó el primer tiro de esquina del cotejo en favor de los dirigidos por Fernando Ruíz. En el área contraria el que usaba su varita mágica era Luciano Romero. De hecho él tuvo una gran oportunidad de abrir la cuenta y otra fue para Federico Iñiguez pero ninguno de los dos estuvo preciso.

José Vizcarra de cara a Nicolás Rodríguez se perdía también el primer grito del encuentro una y otra vez. A todo esto recién pasaba el primer cuarto de hora y ya el partido era entretenido por donde se lo mire. Sin embargo la diferencia favorecía siempre al dueño de casa que amagaba con desnivelar el marcador en cualquier momento.

A los 22 minutos Germán Bermúdez le mostró la roja directa a Acuña por un fortísimo planchazo en la puerta de su propia área. Los de Fabián Lisa debían afrontar lo que restaba con un jugador de menos y, para colmo, de esa pelota parada llegó la apertura del tanteador cuando Facundo Gómez, ingresando sin marca y por el segundo palo, terminó empujando el esférico hacia el fondo de la red.

Con el 1 a 0, Platense se floreó, brilló y borró completamente de la cancha a Fénix. Entonces Juan Infante por la banda izquierda se transformó en un dolor de cabeza para el rival, Hernán Lamberti cortó todo tipo de circuito en el mediocampo, Agustín Palavecino corrió una inmensidad con la pelota en los pies o persiguiendo a cualquier oponente que intente llevársela y Juan Olivares se las ingenió para que la caprichosa anduviese siempre los botines locales.

Pasada la media hora del primer tiempo, el «Chino» Vizcarra aprovechó un error en la salida del Cuervo y definió mano a mano para poner el 2 a 0. Rápidamente tuvo otro premio el Calamar porque tras una serie de salvadas, la bola le quedó servida a Marcelo Vega quien con mucha clase la terminó acomodando donde nadie iba a llegar para poner el 3 a 0 y así irse al descanso. Aunque moralmente la diferencia, a esa altura, era muchísimo mayor.

Si le quedaba alguna ilusión a los de Lisa de dar vuelta la historia en la segunda mitad, todo se diluyó instantáneamente. El Marrón no aminoró la marcha y a los 6 minutos Vizcarra conectó de cabeza para poner el 4 a 0. El resto fue solamente dedicarse a controlar la pelota y a hacer uso de la tenencia. La visita intentó descontar pero Romero no pudo hacerlo en la más clara porque su disparo se fue rozando el palo derecho del arco defendido por Jorge de Olivera.

Fénix no tuvo más remedio que bajar los brazos y dejar que Bermúdez pite cuanto antes. Platense entendió que era hora de no lastimar más a su rival pero siguió luciéndose en Vicente López. El 4 a 0 fue una clara muestra del gran presente de un equipo que, si lo hubiese permitido la CONCACAF, estaría sacando pasaje para Rusia.

Acerca de Marcelo Patroncini 17872 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web