Pese al aluvión de goles, Estudiantes de Buenos Aires y Villa Dálmine siguen sin poder ganar

Empataron dos a dos con una notable curiosidad: los cuatros goles se convirtieron con trece minutos de diferencia. Tanto Estudiantes como Dálmine siguen sin poder sumar de a tres en este comienzo de la Primera Nacional.

Estudiantes abrió el partido con un verdadero golazo, Alan Cantero recibió de espaldas al arco, giró en dirección a la medialuna y castigó con tremendo derechazo que infló la red.

El Pincha de Caseros se ponía arriba en el score pero Dálmine encontraría respuestas de inmediato, cuatro minutos después, con el derechazo de Lautaro Díaz que Monllor no logró contener.

Villa Dálmine logró dar vuelta el resultado, segundos después, con otro ataque por vértice derecho del área del propio Lautaro Díaz, quien definió aún mejor para el 2-1.

Pero la cosa no quedó ahí, seis minutos después del segundo visitante, y a trece del gol que abrió el resultado, Estudiantes lo empató con un penal a su favor. Paletta no dudó en sancionar infracción sobre Cantero y Facundo Pereyra la colgó de zurda al 2-2 que sería final.

Acerca de Nicolás Ziccardi 8083 Articles
El fútbol a sol y sombra. Nostálgico de los grandísimos artistas que brillan con el balón. Maradoniano. Corriendo siempre detrás de la pelota.