OLIMPO 1 – RACING 2: UNA GRANDE DE MUSSO Y DOS CHICAS DE ANCHOVERRI

Sábado a la noche, calor y el estómago que acompaña el rodar del esférico. En Bahía saciaban el hambre con una grande de Musso pero rápidamente se atragantaron cuando los de Avellaneda aprovecharon la promoción de Anchoverri y se hicieron el banquete en el Roberto Natalio Carminatti. La Academia mordió mejor y derrotó al Aurinegro por 2 a 1 en un recinto que le fue siempre esquivo incluso en 2014 cuando gritó campeón por última vez.

Racing llegaba con todos los flashes al sur de la provincia de Buenos Aires. El lugar donde vio nacer a la nueva joya del fútbol argentino, Lautaro Martínez, se llenó de camisetas blanquicelestes. Lugareños y ajenos sacaron su entrada para ver al equipo de Eduardo Coudet que había bailado a Huracán el domingo pasado pero le costó demasiado derrotar a un Olimpo que no levanta cabeza ni en la tabla de posiciones y mucho menos en la de los promedios.

La visita impuso su juego. De hecho todo ocurría en el campo Aurinegro pero fallaban Lisandro López y el propio Martínez en la creación del peligro concreto. La lesión de Diego González hizo que Ricardo Centurión se meta rápidamente en el partido y le diera también otro tipo de aire al esquema del «Chacho». Pero sólo la pelotita estaba del lado de la Academia mientras que las llegadas eran un tema aparte.

Tras el 0 a 0 con el que se fueron al descanso, Racing no cambió su libreto. Tenía el dominio pero jamás imaginó que, en esos espacios que dejaba con el afán de mostrarse bien ofensivo, iba a recibir un duro cachetazo. Un largo pelotazo de Sergio Ojeda encontró dormido al equipo de Coudet. Desatención defensiva, tardía reacción de Juan Musso y Franco Troyansky que no perdonó acariciando la pelota para que Olimpo se pusiera arriba en el marcador.

Poco duró la alegría para el dueño de casa. A los 12 minutos, Leonardo Sigali cabeceó con potencia un tiro de esquina y Sebastián Anchoverri, reemplazante de Jorge Carranza, no logró despejar una pelota que le pasó prácticamente cerca. Era el empate para la Academia que iba por más pero volvía a fracasar en la puntada final.

La intensidad la tenían los del «Chacho». Neri Cardozo corrió hasta cansarse, el «Licha» López retrocedió algunos metros para crear juego. Eran los de Avellaneda quienes se mostraban y no se conformaban con el reparto de puntos hasta que, a los 39, Martínez lo tuvo tras un tiro de esquina, Anchoverri dejó el rebote muy corto, y Centurión, en una baldosa, desató la locura del público visitante.

Olimpo fue monótono en sus tres estadíos. Los dirigidos por Christian Bassedas no propusieron prácticamente ni siquiera cuando ganaban y mucho menos cuando pasaron a perder el partido. Racing ganó 2 a 1, sumó su segundo triunfo al hilo, y si bien no brilló como lo hizo contra Huracán, demostró que el plantel tiene mucho hambre para la triple competencia que se avecina.

Acerca de Marcelo Patroncini 17327 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web