Los violentos volvieron a ganar en el ascenso de Argentina

Foto: Imagen de TV

Por: Marcelo Patroncini | marzo 23, 2022


Se había suspendido un partido de Primera B Metropolitana entre Villa San Carlos y Cañuelas porque un petardo cayó cerca de Lautaro Suárez Costa. Esta vez, en Mendoza, el Botellero se imponía ante el Lechero y jugaba mejor pero alguien arrojó un proyectil desde la tribuna que impactó en el arquero, Cristian Correa.

Deportivo Maipú recuperaba la sonrisa en Cuyo y vencía con gol de Bruno Nasta a un débil Tristán Suárez. Aquellos que no conocen de límites tenían muy cerca al objetivo de burla durante 45 minutos que suele ser el guardameta visitante en todos los escenarios. Y el resultado acabó en suspensión por culpa de unos pocos que, claramente, nunca aprendieron a comportarse.

Se acababa el capítulo inicial, apenas iban 43 de los 90 que debería durar la fiesta del fútbol, hasta que desde la tribuna la arrojaron un proyectil al arquero del Lechero. El mismo impactó en el guardameta que cayó al césped y no pudo continuar ya que fue trasladado en ambulancia al nosocomio más cercano. José Carreras no tuvo más herramientas que suspender con altura el pleito que, hasta ese entonces, era una fiesta para el Cruzado y terminó en una posible pesadilla sin dudas.

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente