Italia, Francia, un Mundial y el histórico cabezazo de Zidane a Materazzi que cumple 18 años

(Photo by JOHN MACDOUGALL / AFP) (Photo by JOHN MACDOUGALL/AFP via Getty Images)

El 9 de julio de 2006 el legendario Zinedine Zidane disputó su último partido como futbolista profesional. Fue en un marco dorado, la Final de la Copa Mundial de Alemania, y con un desenlace impensado: agresión contra un rival y roja.

Zidane llegó a la Final de la Copa Mundial del 2006 como gran figura de Francia y del torneo, con 35 años el maravilloso futbolista estaba en la recta final de su carrera y se esperaba que pusiera punto final tras la definición del campeonato mundial.

Zizou se había destacado en el camino de los galos a la instancia decisiva, incluso abrió el resultado con un recordadísimo penal en el comienzo del partido, Zidane pinchó la ejecución que besó el palo antes de cruzar la línea de gol.

Pero todo terminó de una forma impensada, en el primer tiempo extra el árbitro Horacio Elizondo, primer argentino en dirigir la Final del Mundo, corrió hacia el 10 de Francia para mostrarle la tarjeta roja y poner fin a su extraordinaria carrera.

La repetición de la jugada cortó con la sorpresa generalizada, para generar incredulidad. Zidane se acercó al defensor Marco Materazzi y le estampó un tremendo cabezazo en el pecho.

El colegiado argentino contó, más tarde, que la acción fue advertida por uno de sus jueces de línea. Elizondo relata que le costó tomar la decisión, por no verla con propios ojos y por lo que significaba para el partido, para el fútbol y para la Copa del Mundo. Sin embargo confió en su equipo arbitral, y acertó.

La TV oficial mostró agarrones del defensor sobre el volante. Zidane le dijo que si quería su camiseta podía dársela más tarde, a lo que el Materazzi respondió con agravios verbales.

Los rumores sobre lo que generó la agresión fueron muchos. Materazzi reconoció más tarde que insultó a Zidane, pero que su comentario no hizo alusión ni a la raza ni a la religión.

Zidane había declarado públicamente, días después del partido, que “Materazzi dijo cosas muy personales sobre mi madre y mi hermana; palabras muy duras y que repitió muchas veces llegando a lo más profundo de mí. Hubiera preferido recibir un golpe en la boca que escuchar eso”.

Zinedine Zidane pidió disculpas públicas por su agresión, aunque también reconoció que no podía arrepentirse. Aquella noche de Berlín fue la última función de uno de los más maravillosos intérpretes que tuvo este deporte en toda su historia.

Foto: Photo by JOHN MACDOUGALL/AFP via Getty Images

Acerca de Nicolás Ziccardi 8267 Articles
El fútbol a sol y sombra. Nostálgico de los grandísimos artistas que brillan con el balón. Maradoniano. Corriendo siempre detrás de la pelota.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*