Inter brilló y le metió media docena al Bologna por Serie A

MILAN, ITALY - NOVEMBER 09: Federico Dimarco of FC Internazionale celebrates with teammates after scoring their team's second goal during the Serie A match between FC Internazionale and Bologna FC at Stadio Giuseppe Meazza on November 09, 2022 in Milan, Italy. (Photo by Marco Luzzani/Getty Images)

El Nerazzurri dejó atrás la derrota del fin de semana ante Juventus y se recompuso con creces en la noche del miércoles. Los de Simone Inzaghi aplastaron al Rossoblú con un 6 a 1 que tuvo destellos de esa gloriosa temporada que terminó consagrando a los de Lombardía.

Bologna fue más en el arranque porque asustó con un derechazo de Marko Arnautovic que André Onana tapó con sus nalgas. A los 21 minutos, la visita acertó con un remate de Charalampos Lykogiannis que se desvió en un hombre del Inter, descolocó al guardameta camerunés y decretó el 1 a 0.

De ahí en adelante, el Rossoblú jamás volvió a sonreír en la noche de Lombardía. El Nerazzurri empató cuando iban 25 tras un centro de Denzel Dumfries y una especia de volea de Edin Dzeko desde la medialuna. A diez para el descanso, los locales ya daban vuelta la historia con un tiro libre rasante de Federico Dimarco que se guardó contra la base del palo derecho de Lukasz Skorupski.

Antes del entretiempo, Inter estiró la ventaja en un córner desde la izquierda. El que levantó la pelota fue el turco, Hakan Calhanoglu, y el que cabeceó en el primer palo fue Lautaro Martínez. El ex Racing sorprendió a sus marcas y puso las cosas 3 a 1 sobre Bologna.

En la complementaria, cualquier esperanza visitante se hizo añicos desde el arranque. A los 3 minutos, Dimarco avanzó por derecha, enganchó, le quebró la cintura a Joaquín Sosa y le guardó la redonda contra el parante más alejado de Skorupski. No obstante, el show aún tenía más fuegos artificiales.

Calhanoglu de penal marcó el quinto tanto cuando al pleito le faltaba media hora para el cierre. Y la frutilla del postre llegó a la media hora de la segunda mitad en una subida de Dzeko por derecha que encontró al alemán, Robin Gosens, entrando sin marcas para empujar al fondo de la red.

Bologna llegaba a ese encuentro con el pecho inflado y tres triunfos al hilo. Todo ese mérito se echó por la borda cuando apareció ese Inter superpoderoso que, después del primer cimbronazo, se puso la historia al hombro y terminó celebrando un 6 a 1 que fue un festival en el Giuseppe Meazza.

Foto: Photo by Marco Luzzani/Getty Images

Acerca de Marcelo Patroncini 17497 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web