GETAFE 0 – ESPANYOL 0: SUMA HASTA AHÍ

Getafe y Espanyol igualaron cero a cero en el Coliseum, dejando pasar la posibilidad de ganar terreno en sus respectivas luchas. Los Periquitos, que siguen en descenso, jugaron sesenta minutos en inferioridad numérica pero de todas formas tuvieron las mejores opciones para quedarse con todo.

Fútbol en el Coliseum Alfonso Pérez, allí donde el Getafe recibió a Espanyol por la vigesimonovena jornada de La Liga. Los Azulones habían transitado con derrota el retorno a la competencia oficial, mientras que el Periquito lo hizo venciendo a Alavés en su lucha por mantener la categoría.

La situación más clara de la etapa inicial fue para la visita, un potente cabezazo de David López que David Soria mandó a córner con notable respuesta. En treinta minutos ocurrió la polémica del match, el colombiano Bernardo Espinosa le metió el antebrazo, sin pelota, al uruguayo Damián Suárez y el juez Munuera Montero no dudó en expulsarlo de forma directa.

Si bien la jugada no fue decididamente violenta, y hubo algo de exageración por parte del futbolista local, la roja se termina justificando. Pese a la desventaja numérica Espanyol mantuvo la concentración, se mostró mejor parado, y tuvo la más nítida del complemento; Adrián Embarda rompió en velocidad hasta puertas del área grande, pero se terminó pinchando en el mano a mano ante un Soria que volvió a salvar las papas de los Azulones.

Fue final y parda en cero. Jonathan Calleri fue titular en Los Periquitos, Facundo Ferreyra ingresó desde el banco y Matías Vargas se quedó entre los relevos. Leandro Chichizola fue suplente en Getafe, que tuvo a los uruguayos Damián Suárez, Erick Cabaco y Mauro Arambarri en el once inicial.

Getafe sigue firme en su lucha por clasificar a la tercera copa internacional de su historia, con 47 puntos está en zona de Champions. Espanyol en tanto dejó pasar la posibilidad de salir del descenso, está anteúltimo en la tabla pero solo dos puntos lo separan del primer eximido.

Acerca de Nicolás Ziccardi 8025 Articles
El fútbol a sol y sombra. Nostálgico de los grandísimos artistas que brillan con el balón. Maradoniano. Corriendo siempre detrás de la pelota.