EDITORIAL: NOS RECOPA TENER LAS DEFENSAS EN ALTO

Marcelo Patroncini abril 17, 2021


En épocas de pandemia, en fútbol nos ha regalado una de las maravillas más hermosas de este deporte. Ni River, ni Boca, ni ninguno de los denominados grandes, ni tampoco los históricos que alguna vez se alzaron con un título internacional. Esta vez, y nuevamente, Defensa y Justicia tocó el cielo con las manos para conquistar la Recopa Sudamericana en otra página de un cuento de hadas para los de Florencio Varela.

El Halcón debutó en torneos de AFA en marzo de 1978. No tuvo ascensos meteóricos como otros clubes que llegaron a la elite y desaparecieron fugazmente. Fueron cinco temporadas en la Primera D, tres en la C, y otras cinco en la B Metropolitana. Y después se convirtió en un histórico de la B Nacional, sin lugar a dudas.

Bien de barrio y barro, haciéndose de abajo, con el esfuerzo y la entrega de su gente y de sus dirigentes. Defensa y Justicia no despilfarró el dinero, lo invirtió, soñó en grande y se le cumplió. En 1986 jugaba el primer tiempo con una publicidad en la camiseta y en la complementaria se ponían otra con un sponsor distinto. Corrían de atrás pero con la frente en alto tratando de mezclarse entre viejos y gloriosos equipos que participaban en el fútbol argentino.

Pudieron irse al descenso pero se salvaron agónicamente dos veces. Una de ellas fue de película, ante Deportivo Morón. Más allá de eso, uno iba al «Tito» Tomaghello y veía que las obras avanzaban, que el club en la medida de lo posible crecía. Allá por el 2012, entré al estadio y comprendí que las buenas ya iban a llegar para el Halcón. El trabajo que habían hecho en el césped no sólo era el mejor de la categoría sino que, incluso, estaba por encima de muchas entidades de Primera División.

Ascendió a la elite en 2014, fue subcampeón de Racing en 2019, entró en la Libertadores, jugó la Sudamericana y la ganó en enero de este año. Ese título le valió la chance de luchar por la Recopa, ante el Palmeiras, en un ida y vuelta inolvidable. Perdió en Argentina pero triunfó en Brasil para conquistar una de las estrellas más importantes del continente. Una alegría para el país entre tanta desazón por la pandemia es saber que, al menos, tenemos nuestras Defensas en lo más alto.


Temas



Otras Noticias