EDITORIAL: «BO-VER» EMPOBRECE A LA GENTE Y A LA TELE LA HACE «RI-CA»

Marcelo Patroncini marzo 28, 2021


¿Qué pasa en el mundo Boca? ¿Se irá Mario Pergolini? ¿Es culpa de Juan Román Riquelme? ¿Por qué Gallardo es Van Gaal cuando gana pero cuándo pierde aparecen todo tipo de conspiraciones? ¿Ganará River el torneo local con el «Muñeco»?. Sin lugar a dudas, todas esas preguntas, las pueden hacer los panelistas de una televisión cada vez más pobre ya que detrás de cada pantalla hay espectadores esperando por el triste show mediático que sólo enriquece a unos pocos.

Vélez puntero, Colón líder, Banfield con grandes promesas, Lanús bien firme hace años, Defensa y Justicia aferrándose con un título continental a la máxima categoría. Hay tópicos de sobra como para enaltecer el fútbol argentino que sin dudas es maravilloso pero no, productores y periodistas en mutuo acuerdo, se empecinan en hablar siempre del Xeneize o el Millonario.

«La TV ataca» era ese programa justamente de Pergolini que competía con el de Tinelli a principios de la década de los noventa. Tal vez hoy, donde ni siquiera se habla de fútbol propiamente dicho, ni de estadísticas, ni de información pura, ni de esquemas, ni de táctica, la mejor definición para ponerle un título al programa sería: «La TV sale a jugar y a ver qué onda».

En la semana, una de las cadenas más grandes deportivas, entrevistó a Fernando Gago que está revolucionando el fútbol en Aldosivi pero las intenciones, a toda costa, eran saber si iba a dirigir a Boca o si conduciría a River. Días más tardes, en un noticiero de cable, un colega afirmó que se habla del Xeneize o el Millonario porque son los equipos que más venden, que más hinchas tienen. Sin embargo un tema es analizar periodísticamente sendas escuadras, y otro es vivir del chusmerío, de la carroña, de la opinión personal de una persona que frente a la cámara sólo tiene que formar, informar, y entretener.

«Bover» ha sido el término utilizado en este último tiempo por muchas personas cansadas del conventillo y de los medios que le dedican el 90 porciento de su pantalla o sus páginas solamente a los dos equipos más grandes del país. Claro que también la culpa está del otro lado del monitor ya que el periodismo masivo vive del rating, de las visitas, de los spónsores. Y todo cambiará el día que los receptores entiendan que consumiendo lo que ellos ofrecen, solamente hacen «rica» a una de las dos partes en esta comunicación sin sentido.


Temas



Otras Noticias