Doce minutos necesitó Lewandowski para llevarse la pelota en Bayern Múnich – Salzburg

Intratable. A pesar que los dos primeros hayan sido de penal y que Maximilian Wöber haya sido responsable absoluto en los tres festejos del polaco, Robert Lewandowski metió una ráfaga en once minutos para empezar a liquidar la serie de Champions League entre Bayern Múnich y Salzburg.

A los 10 del capítulo inicial, Kingsley Coman desbordó por izquierda y mandó un centro para el goleador del Gigante de Baviera. Con total oficio, el nueve de oro giró dentro del área para perfilarse mejor y, en el afán de atorarlo, Wöber lo derribó. Clément Turpin no dudó, sancionó la pena máxima, y sin dudarlo puso el 1 a 0.

Cuando iban 20 llegó el segundo penal de la noche en Alemania. Otra vez Wöber tuvo que marcar a Lewandowski y lo tocó en la puerta del área grande. Cuando todos creían que era tiro libre peligroso, el VAR y la tecnología detectó que fue con los dedidos adentro del rectángulo mayor. El polaco desde los once metros suspiró, dio unos saltos de ballet, y la guardó contra el palo derecho de los Toros Rojos.

No terminó de recibir ese cachetazo la escuadra de Austria que, al rato, el bueno de Robert clavó su hat-trick. A los 23 minutos, Bayern Múnich salió jugando muy bien desde el fondo y disfrutando el regreso a sus filas de Manuel Neuer. En la contra, Thomas Müller descargó para el nueve, Wöber y Philipp Köhn dudaron en cortar, y el gran goleador del Gigante de Baviera puso su triplete y el 3 a 0 ante el Salzburg para llevarse la pelota de los octavos de final de la Champions League.

Foto: Photo by Alex Grimm/Getty Images

Acerca de Marcelo Patroncini 17449 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web