BERAZATEGUI 2 – LINIERS 0: Y ESO QUE NO PASABA NARANJA

Parecía que todo iba a morir como había empezado en el estadio Centenario porque ni el Naranja ni la Topadora prometían romper el cero. Sin embargo, en una ráfaga de tres minutos, y sobre el epílogo de la contienda, el conjunto de Marcelo Phillip se trepó a la punta con un 2 a 0 caído de lo más alto.

Había una gran diferencia en nombres. Liniers, recién ascendido, llegó a cancha de Quilmes, se asombró por su estructura y en el reconocimiento de la verde gramilla no faltaron las fotos que demostraban la emoción del visitante. Enfrente estaba Berazategui que ya había ganado en su debut ante Midland en Libertad y, con una solidez que generan siempre los jugadores de experiencia, soñaban con un trámite sencillo para cosechar la segunda victoria al hilo de la temporada.

Nada de ello pasó. El primer tiempo sólo tuvo una jugada de riesgo y fue un mano a mano que César González, arquero del Naranja, le desvió con su pierna a Marcos Sanabria. A juzgar por los planteles fue levemente superior el conjunto de General Villegas mientras que los de Phillip se mostraron inconexos en ofensiva y dependieron en todo momento de lo que pudiese gestar Juan Carlos Zuleta que alternaba entre contención y creación.

Ni los cambios surtieron efecto en un principio. La complementaria era una seguidilla de desaciertos en la cálida tarde del sur del Gran Buenos Aires. El equipo de Juan Saitta se fue apagando con el correr de los minutos y ahí se iluminó el local apoyándose en la experiencia de quienes quedaban en cancha.

A los 39 minutos Zuleta fue a buscar una bola por banda derecha, se sacó de encima su marca y puso un centro perfecto a la cabeza de Jónatan Tridente que venció a Héctor Cabrera. Y 180 segundos más tarde llegó la asistencia de Lautaro Guattini para que Jonathan Maciel se anticipe a todos en el primer palo y estampe el 2 a 0 cuando al partido le quedaba realmente poco de vida.

Lo que parecía un 0 a 0 clavado en Quilmes terminó en victoria para Berazategui que celebró con la ilusión de subir a la B Metropolitana. Liniers, en cambio, soñaba con sumar su primer punto de la temporada y se fue con las manos vacías de un partido chato y que tenía controlado. Y eso que no pasaba naranja en el estadio Centenario.

Acerca de Marcelo Patroncini 17828 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web