Belgrano dio una gran muestra de carácter y se llevó los tres puntos ante Atlético Tucumán. 

El Pirata, con un jugador menos desde los 39 minutos, se impusó por la mínima ante El Decano en el Gigante de Alberdi y sigue firme en la parte alta de la tabla.

El partido fue muy cerrado desde el arranque, con Belgrano atacando con muy poca gente, con Jara muy activo e intenso pero que poco podía hacer debido a la casi nula compañía encontrada al momento de acercarse al área rival. Por el lado de los tucumanos, apostaron al desborde por las bandas y centrar, lo que no fue muy fructífero, debido también a la gran actuación de la defensa pirata. 

A los 33 minutos, cuando el partido se veía estancado, llegó el gol para los locales. Tras un córner ejecutado de manera exquisita por Ariel “el chino” Rojas, Pablo Vegetti, que se escapó de su marca, le quemó el arco a Marchiori, con un remate a 60 km/h que lo dejó sin posibilidades de oponer resistencia. El gol parecía casi imposible que llegue por lo bajo y Belgrano supo aprovechar esta oportunidad para ponerse por delante.

Tan solo 5 minutos después, se desató la “polémica” del partido. Cuando Estigarribia se estaba perfilando para quedar mano a mano con Losada, sufrió un agarrón de Rébola, que no le ocasionó la caída pero fue expulsado correctamente. La controversia viene debido a una mano de Renzo Tesuri al comienzo de la jugada. La misma fue totalmente involuntaria pero los hinchas del Pirata reclaman que si esa mano no es sancionable, los dos penales contra Independiente no deberían haberlo sido tampoco. En resúmen, Belgrano se quedaba con uno menos para afrontar toda la segunda mitad.

Ante este imprevisto, Farré tuvo que mover sus fichas para intentar compensar el hombre menos. Sacó a Jara, que estaba teniendo un buen partido, e ingresó Meriano para ocupar el puesto de Rébola. Con esta acción, el DT del celeste resignaba el ataque. El esquema quedó formado por dos líneas de cuatro que estaban muy cerca la una de la otra y con el principal objetivo de defender el resultado. La única carta de ataque que dejó fue a Vegetti, que jugó un partido emocionante y pudo haber ampliado la ventaja.

Pussineri, por su parte, apostó por inundar el área de Belgrano con centros. En el entretiempo quitó la línea de 5 defensores que había planteado desde el comienzo. Puso a Ramiro Rodriguez en la delantera y sacó al defensa central, Nicolás Romero. Esto no le fue suficiente al Decano que, si bien impuso las condiciones durante todo el segundo tiempo, no pudo terminar de sacarle provecho a la superioridad numérica y se van de Córdoba sin sumar y con un sabor amargo. 

Belgrano suma una victoria importantísima de cara a lo que se viene. Visita a Boca en la próxima fecha y recibirá a Talleres en la siguiente. Estos tres puntos con un jugador menos, no sólo dejan al Pirata en el cuarto puesto, sino que también significa un gran envión anímico para encarar dos cotejos de vital importancia.