Atlético Madrid tuvo suerte, eficacia, y los tres puntos ante Celta de Vigo

El Colchonero derrotó al Celeste en un partido súper vibrante por la quinta fecha de La Liga. El conjunto de la capital derrotó a la escuadra de Eduardo Coudet por 4 a 1 tras un primer tiempo afortunado y una complementaria donde mostró todo su potencial.

Celta de Vigo no podía comprender cómo, prácticamente sin lastimar, su rival estaba 3 a 0 arriba en el marcador. Atlético Madrid acertó temprano, se salvó reiteradas ocasiones durante el capítulo inicial, y cuando estuvo frente a la cueva de Agustín Marchesín no falló.

Iban 9 minutos de partido cuando Rodrigo de Paul subió por banda derecha y, con ojos en la espalda, descargó para Ángel Correa. Su compatriota, a pura velocidad, sacudió con un derechazo que sorprendió al arquero para que la pelota ingrese contra el caño del portero.

Más allá del triunfo parcial, Atlético Madrid sufrió los embates de Celta de Vigo. Las intenciones ofensivas de la visita eran buenas, el peligro pasaba por los pies de Franco Cervi así como también a través del noruego, Jörgen Strand Larsen. De hecho, hasta la igualdad estuvo cerca con un bombazo de Iago Aspas que dio en el palo izquierdo de Ivo Grbic.

El 1 a 0 del primer tiempo pasó al olvido en la complementaria porque el dueño de casa, a los 5 minutos, estiró la ventaja. De Paul recibió un pase de Koke que buscaba claridad en el avance. El ex Racing, desde la medialuna, probó suerte y la tuvo. La redonda se desvió en Unai Núñez, descolocó a Marchesín, y acabó en el fondo de la cueva.

Celta no merecía estar 2 a 0 abajo pero el fútbol jamás comprendió de merecimientos. Y con un rival completamente desesperado, Atlético Madrid le propinó un golpe de nocáut. A los 20 minutos, Yannick Carrasco corrió por izquierda, le quebró la cintura a Hugo Mallo, y con un zurdazo amplió el score en el Cívitas Metropolitano.

El descuento de Gabriel Veiga con un derechazo a veinte para el cierre generó una pequeña ilusión en el equipo de Coudet. No obstante, en ese afán de mandar a todo el equipo al frente, llegó la estocada final en una incursión notable de Matheus Cunha que terminó con otro gol en contra de Unai Núñez que tuvo una jornada para el olvido.

Quien haya visto sólo el primer tiempo jamás podría comprender la derrota tan abultada del Celta de Vigo. El que acertó las que gestó y brilló en la capital española fue Atlético Madrid que ganó 4 a 1 para acomodarse mucho mejor en la tabla de posiciones y poner su mente en el viaje a Alemania para jugar contra Bayer Leverkusen por Champions League.

Foto: Photo by Angel Martinez/Getty Images

Acerca de Marcelo Patroncini 17786 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web