LONDON, ENGLAND - FEBRUARY 04: Matheus Cunha of Wolverhampton Wanderers celebrates scoring his team's first goal during the Premier League match between Chelsea FC and Wolverhampton Wanderers at Stamford Bridge on February 04, 2024 in London, England. (Photo by Richard Heathcote/Getty Images)

Wolverhampton bailó a Chelsea y le ganó en Stamford Bridge después de 45 años

Marcelo Patroncini febrero 4, 2024


Fue un partidazo, de ida y vuelta, pero con otra función para el olvido para los Blues que no levantan cabeza en la Premier League. El equipo de Mauricio Pochettino sufrió un durísimo revés en Londres y perdió 4 a 2 con los Wolves que volvieron a celebrar una victoria en Stamford Bridge después de casi medio siglo.

Chelsea arrancó ganando con un verdadero golazo. A los 20 minutos y a puro toque, Enzo Fernández jugó con Conor Gallagher y éste rapídamente con Moisés Caicedo. El ecuatoriano filtró una asistencia bárbara para Cole Palmer que con un remate cruzado infló las redes del Wolverhampton.

Jugaban mejor los de Pochettino pero rápidamente entró en partido el conjunto de Gary O´Neil. Con notables individualidades pero también en un fabuloso fútbol colectivo, la igualdad llegó 120 segundos más tarde. Caicedo perdió en mitad de cancha, Gomes abrió para Matheus Cunha y el brasileño, con un desvío en Thiago Silva, puso el 1 a 1 parcial en Londres.

Nuevamente igualados, el protagonismo lo tuvo Wolverhampton que marchó al descanso en ventaja. Iban 42 minutos y Craig Dawson metió un cambio de frente exquisito para Nélson Semedo. El portugués la tiró larga, Pedro Neto de magnífica tarde desbordó por derecha y mandó el buscapié que Axel Disasi terminó empujando contra su propia valla. Chelsea, empezaba con los verdaderos dolores de cabeza.

Los Wolves empezaron la complementaria con una situación clarísima donde Pedro Neto no pudo concretar. El pleito se hacía de ida y vuelta pero ueron los de O´Neil quienes encontraron espacios y, un rato antes del cuarto de hora, Pablo Sarabia asustó con un tiro libre que se fue apenas desviado.

Los errores de los Blues se repitieron en defensa y, a los 18 minutos de la segunda mitad, Pedro Neto avanzó por derecha a pura velocidad. El lusitano llegó a línea de fondo, descargó hacia atrás, y Matheus Cunha con un zapatazo dejó sin respuestas a Dorde Petrovic.

La pesadilla no terminó para los de Pochettino. A diez para el cierre, Malo Gusto derribó dentro del área a Matheus Cunha que decantó en la pena máxima para los Wolves. El brasileño no falló desde los doce pasos y marcó un hat-trick para llevarse la pelota desde el mítico estadio donde su equipo volvió a ganar después de 45 años.

Chelsea descontó con un cabezazo de Thiago Silva pero claramente no le alcanzó para perder 4 a 2 ante un rival de mitad de tabla. Wolverhampton bailó, fue una orquesta, festejó y se dio un gran gusto en este domingo inolvidable de Premier League.

Foto: Photo by Richard Heathcote/Getty Images


Temas



Otras Noticias