Visitas indeseadas

La NBA nos ofreció dos encuentros en la noche del jueves, donde los vencedores fueron los visitantes. La jornada arrancó con una aplastante victoria de Brooklyn Nets sobre Philadelphia 76ers, y continuó con el triunfo de Golden State Warriors ante Denver Nuggets.

Brooklyn Nets 129 – Philadelphia 76ers 100:

Los Nets fueron amplios dominadores de la primera mitad. Desde el inicio, el trío de Kevin Durant, Kyrie Irving y Seth Curry tuvo demasiadas facilidades para anotar, y así sacar una diferencia de doble dígito. La ofensiva de los Sixers solo se limitó a buscar a Joel Embiid en la pintura. En el cierre del cuarto, la visita metió un parcial de 14-2 con el que estiró la brecha a 17. El conjunto de Philadelphia intentó reaccionar en el segundo período, pero lo único que consiguió fue achicar a 13. Nuevamente, el trío anotador de Brooklyn se volvió a encender para que su equipo se vaya al entretiempo arriba por 21.

El control de los neoyorquinos continúo en la segunda parte. Tal como ocurrió en el primer cuarto, el quinteto de Steve Nash encontró muchos espacios en ataque, y en defensa, mantuvo el aro cerrado. Ante lo que ya era una diferencia de 30 puntos, ambos técnicos decidieron descansar jugadores en el último cuarto. La presencia de las bancas en la duela no afectó al marcador, siendo sus únicos propósitos completar el tiempo restante.

Golden State Warriors 113 – Denver Nuggets 102:

La primera mitad se la repartieron, el primer cuarto para los Warriors y el segundo para los Nuggets. A pesar de que la visita permaneció por encima, el primer período fue parejo. Los de Steve Kerr tuvieron un goleo más distribuido entre sus titulares y suplentes, mientras que, los locales centraron su juego en las canastas de Nikola Jokic. En el segundo chico, la banca de Michael Malone tuvo un gran comienzo con el que revirtió el marcador. Con la vuelta de los iniciales, Denver mantuvo el nivel para cerrar la mitad arriba por nueve.

El arranque de la segunda parte fue favorable a los de Colorado, quienes sacaron la máxima de 14. Pasado la mitad del tercer cuarto, el dúo de Stephen Curry y Jonathan Kuminga comandó a lo Warriors para volver a tomar la delantera. El último período inició con las bancas en buen estado, la visitante aumentó y la local achicó. Llegados a los últimos tres minutos de juego, los Warriors metieron una seguidilla de buenas defensas, las cuales terminaron con triples de Jordan Poole. De esta manera, los californianos se despacharon con un parcial de 13-0 con el que se aseguraron la victoria.