Todo se va para el oeste

En una jornada corta de NBA de solo dos partidos con duelos entre equipos de la Conferencia Este y Oeste, se lucieron Minnesota Timberwolves con una ajustada victoria sobre New York Knicks y Golden State Warriors con una paliza sobre Detroit Pistons.

Minnesota Timberwolves 112 – 110 New York Knicks:

Los Timberwolves estuvieron al frente toda la primera mitad. Desde un inicio, el juego combinado de Karl Anthony-Towns, Anthony Edwards y D´Angelo Russell comandó a su equipo en ataque. Los Knicks solo pudieron sostener la paridad en los primeros minutos con las canastas de Evan Fournier y Mitchell Robinson. Ya sobre el final del cuarto, la banca de Chris Finch cerró el aro y sacó una ventaja de siete. En el segundo período se hizo muy notoria la diferencia entre las rotaciones de ambos. Mientras que la visitante se mostró fina en ataque con Malik Beasley y Naz Reid, la local no logró tener buenos rendimiento en ambos costados. A esta situación se sumó la vuelta de los iniciales que terminó dejando el marcador 51-61 al medio tiempo.

El encuentro cambió en la segunda parte. Los neoyorquinos salieron con otra actitud y con una eficacia más alta, sobre todo en los triples. En el tercer cuarto, los locales se despacharon con 40 puntos, en su gran mayoría, en manos de Julius Randle y Fournier. La reacción de Minnesota llegó en el arranque del último cuarto, donde igualó el partido con un parcial de 7-0. Desde ese punto en adelante, fue un constante ida y vuelta que tuvo a Jaylen Nowell y Kemba Walker como protagonistas. En el último minuto de juego, Towns se vistió de héroe. El pívot anotó un 2+1 con el que puso a su equipo en ventaja, y en la jugada siguiente, le metió un tapón a Fournier con el que aseguró la victoria de los Timberwolves.

Detroit Pistons 86 – 102 Golden State Warriors:

Los Warriors tomaron la delantera en el inicio del partido y no volvieron a mirar para atrás. En los primeros minutos, Andrew Wiggins y Klay Thompson le dieron al local ante unos Pistons que se intentaron mantener con Cade Cunningham. Ya sobre el final, Stephen Curry calentó la mano y puso una diferencia de 11. Durante el segundo período, el trío estrella de Golden State continuó con su buena producción para sacar una ventaja de 28.

En la segunda parte el partido tuvo la misma tendencia de los californianos con el control del juego. En el inicio, sacaron la máxima de 34 y luego bajaron el ritmo en busca de definir el encuentro rápido. Para el cierre del cuarto, Detroit tuvo una leve reacción con Rodney McGruder. El último período ya estaba definido desde la primera posesión. Ambos técnicos lo disputaron con las rotaciones en la duela y su único propósito fue que los Pistons puedan maquillar un poco la derrota.