Foto: ProShots/Icon Sport via Getty Images

Stephanie Frappart se convertirá en la primera mujer de la historia en arbitrar un partido del Mundial

Ramiro Ohana noviembre 29, 2022


La francesa hará su debut mundialista en el partido del jueves entre Alemania y Costa Rica. Además, estará acompañada por otras dos colegas: la brasileña Neuza Back y la mexicana Karen Díaz Medina, que ejercerán de juezas de línea.

A sus 38 años le llegó su hora: Stephanie Frappart se convertirá en la primera mujer en arbitrar un partido de la Copa del Mundo. Si bien la francesa ya había estado presente en Qatar como cuarta árbitra, en los partidos México-Polonia y Portugal-Ghana, ahora tendrá la oportunidad de ser la autoridad máxima dentro de un terreno de juego.

Frappart será la encargada de dar el pitazo inicial del partido entre Alemania y Costa Rica, que se disputará este jueves a las 16:00 (hora local) en el Al Bayt Stadium y significará un duelo clave por el Grupo E. Pero no estará sola, ya que la terna completa estará integrada por mujeres: tendrá como juezas de línea a la brasileña Neuza Back y a la mexicana Karen Díaz Medina.

De este modo, Frappart se antepuso a sus colegas Salima Mukansanga y Yoshimi Yamashita, que también habían sido designadas para dirigir por primera vez un Mundial en toda la historia de la competición. Una decisión por parte de la FIFA que llama aún más la atención si se tiene en cuenta dónde estas mujeres impartirán justicia, siendo Medio Oriente una región que tiene a la mujer en un plano de absoluta desigualdad con respecto al hombre.

Foto: Hannah Mckay/REUTERS

Incluso en el propio país anfitrión, el sexo femenino se encuentra muy reprimido hace décadas. Desde algo tan básico como la ropa que usan hasta su manera de pensar, así como también el rol que cumplen dentro de la sociedad. Pero Frappart ya está acostumbrada a los grandes escenarios desde que se convirtió en árbitra de la FIFA en 2011.

A partir de ese año, su carrera no paró de crecer y dio sus primeros pasos en las categorías inferiores de su país: fue la primera mujer en arbitrar un partido en la segunda división de Francia, en 2014, y también hizo los honores en la Ligue 1 en abril de 2019, en el encuentro entre Amiens y Racing de Estrasburgo. Su legado se extendió al plano internacional cuando fue árbitra en el Mundial Sub-19 Femenino de Turquía en 2011, y en la Copa Mundial Femenina disputada en Canadá cuatro años después. En 2019, fue la encargada de dirigir la final del Mundial Femenino entre Estados Unidos y Países Bajos.

Una vez pulido su currículum en el ámbito femenino, la UEFA le abrió las puertas en agosto de 2019, cuando se convirtió en la primera mujer en arbitrar la final de la Supercopa de Europa entre Liverpool y Chelsea. Un año más tarde, en diciembre de 2020, volvió a repetir el hito, pero en un partido de Champions League entre Juventus y Dinamo de Kiev. En esa misma temporada, también se convirtió en la segunda mujer en dirigir en la Europa League, siguiendo los pasos de la suiza Nicole Petignat en 2004.

Una trayectoria plagada de récords que se terminará de consagrar esta semana en la ciudad de Al Khor y en el escenario menos pensado, donde la desigualdad de género y la discriminación hacia la comunidad LGBT no disminuye conforme pasan los años.


Temas



Otras Noticias




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *