SAN LORENZO Y LOS PREOCUPANTES NÚMEROS DE PAOLO MONTERO

Experiencias en Peñarol, Colón de Santa Fe y Rosario Central le permitieron a Ronald Paolo Montero Iglesias llegar al banco de un Ciclón que buscaba recuperar protagonismo en la lucha por el título en la elite del fútbol argentino. No obstante, y más allá de un buen arranque, el uruguayo sumó su cuarta derrota al hilo para quedar algo relegado en el torneo local.

El interinato de Leonardo Atilio Romagnoli se terminó con una goleada ante Huachipato en Chile que no sirvió para meterse en siguiente instancia de la Sudamericana. Con el receso y la Copa América por delante, la dirigencia de San Lorenzo de Almagro conversó puertas adentro y tomó la decisión de apostar por el cuerpo técnico encabezado por el otrora defensor de la Juventus de Italia.

Aquél debut con empate ante Arsenal quedó en el olvido cuando el conjunto Azulgrana hilvanó un invicto de tres fechas con victorias ante Central Córdoba de Santiago del Estero y Boca Juniors. Luego llegó el empate con Banfield, y de ahí en adelante una debacle que, incluso, mostró situaciones confusas en el vestuario como lo sucedido con los hermanos Romero.

Una caída con Unión de Santa Fe, otra ante Talleres de Córdoba, la derrota del domingo frente a Argentinos Juniors y esta contra Estudiantes de La Plata puso a Paolo Montero en el medio de la turbulencia. Para colmo, esta es la segunda vez que el Cuervo hilvanó cuatro derrotas en fila (la anterior fue en 1978) y, de yapa, no anotó goles en estos cotejos. Sin poder pilotear una nave que apuntaba a pelear arriba y quedó navegando bajo, el futuro del uruguayo se plagó de incógnitas a tan solo dos meses y medio de haber asumido la conducción de San Lorenzo de Almagro.

Acerca de Marcelo Patroncini 17786 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web