ROSARIO CENTRAL 5 – OLIMPO (BB) 0: LO VEO Y NO LIOI CREO

Rosario Central desató una fiesta ante su gente goleando por cinco a cero a Olimpo en Arroyito, alineando el tercer triunfo consecutivo y acercándose a la zona de copas. El Canalla se revitalizo con sus pibes (Andrés Lioi, de veinte años, convirtió tres dianas) desde la llegada de Leo Fernández, quien ganó siete de sus nueve cotejos como entrenador del club, enderezando el rumbo en la temporada. El Aurinegro, en caída libre.

La acción sabatina de la decimosexta fecha de la Superliga Argentina de Fútbol tuvo su cierre en el Estadio Gigante de Arroyito, allí donde se midieron los primeros equipos del Club Atlético Rosario Central y el Club Olimpo de Bahía Blanca. El Canalla venía en levantada tras la llegada de Leo Fernández, con tres triunfos consecutivos como local y tras haberle ganado un partidazo por tres a dos a Huracán en Parque Patricios. Panorama opuesto para el Aurinegro de Christian Bassedas, quien tras cosechar solo derrotas en lo que va de 2018 alineaba cuatro caídas en fila.

Y la noche estaría pintada enteramente de azul y amarillo, puesto a que en apenas ocho minutos Central rompería la tensión del cero a su favor. Leonardo Gil ejecutó el balón parado que Fernando Tobio cabeceo al segundo palo desde el área chica, allí apareció el talentoso Maximiliano González para controlar y definir rápidamente entre Sebastián Anchoverri y su poste izquierdo. Arriba el local

Rosario Central mantuvo el dominio aunque mermó un poco en intensidad ofensiva, de todas formas lograría el segundo gol en veinticuatro minutos cuando Maximiliano Lovera pinchó perfecto el balón para que Andrés Lioi, sin marca por el vértice derecho del área, definiera de primera con un shot aéreo que explotó a espaldas de Anchoverri. Primer partido como titular y debut en las redes para el rosarino.

Olimpo pudo descontar con un balón suelto en el área Canalla que David Depetris desvió por encima del travesaño de zurda. Lo que quedó de primera mitad mostró al local más cerca de estirar su ventaja.

En diez minutos del complemento llegaría el tercero. Fernando Zampedri, que entiende muy bien cómo se juega a esto, filtró el balón al área grande para la aparición de Adrés Lioi; el pibe definió con exquisitez picando la pelota de derecha por sobre Anchoverri. Tres a cero.

Ferrari tuvo el cuarto pero su derechazo terminó estrellándose en el palo, quien terminaría consumando el póker de goles no sería otro que Lioi. Andrés finalizó un contragolpe local dentro del área y definió con un derechazo que se clavó contra el poste izquierdo de Anchoverri. Hat-trick del pibe de veinte años, locura Canalla en Arroyito.

Y las buenas noticias siguieron para Central, Marco Ruben volvió a sumar minutos tras la lesión mientras que Néstor Ortigoza realizó su debut oficial ingresando también desde el banco de los suplentes. El quinto gol llegó, a quince del cierre, con una trepada de José Luis Fernández; el zurdo buscó lanzar un centro al corazón del área pero el involuntario desvío en Renzo Ramírez terminó mandando la bocha contra el fondo de la red.

Ganó, gustó, goleó y se floreó Rosario Central, construyendo una noche muy especial para su gente. El Canalla se apoyó en el espíritu de sus pibes y la templanza de los referentes, logrando cambiar el rumbo de una temporada pésima en su arranque (ocho partidos sin ganar con Paolo Montero). Además suma y escala en la tabla, llegó a las 23 unidades y solo una lo separa del corte clasificatorio para la Sudamericana. El próximo sábado visitará a Lanús.

Olimpo sufrió una de esas derrotas que duelen, fue superado durante los noventa minutos y realmente tuvo poco lugar para intentar descontar. El Aurinegro cayó por quinta vez consecutiva complicando su permanencia puesto a que doce puntos lo separan de Vélez y Huracán (-1), primeros equipos fuera del descenso. Su principal esperanza, más allá de lo que produzca en cancha, pasa por Patronato, quien divide diferente. El Viernes recibirá a Arsenal, otro metido en la zona de descenso.

Acerca de Nicolás Ziccardi 8010 Articles
El fútbol a sol y sombra. Nostálgico de los grandísimos artistas que brillan con el balón. Maradoniano. Corriendo siempre detrás de la pelota.