RIVER 5 – QUILMES 1: EL SABOR DEL REENCUENTRO

 vs  – El 2016 para el River de Gallardo empezó con todo: en el Monumental, el Millonario goleó a Quilmes por 5 a 1. Mora abrió la cuenta de penal, luego llegaron los gritos del Pity Martinez, uno más de Mora y finalmente Alario para colocar cifras definitivas y desatar la fiesta de los hinchas. «Chirola» Romero había marcado la paridad parcial para el conjunto de Grelak.

Tras la suspensión del día domingo por las intensas lluvias y mal estado del campo de juego, River y Quilmes saltaban a cancha para debutar en este extraño torneo. El Millonario llegaba a este inicio luego de un buen verano, donde logró imponerse en los dos duelos superclásicos ante el rival de toda la vida. El Cervecero, por su parte, llegaba con muchos cambios en su dirección técnica y plantilla, teniendo a Alfredo Grelak como DT en reemplazo de Sava, y sin contar con sus principales figuras del torneo anterior, como Canelo, «Droopy» Gomez y Claudio Bieler.

Con pitazo de Fernando Rapallini comenzó el duelo en el Antonio Vespucio Liberti. Apenas iniciado el cotejo, Marcelo Gallardo recibiría una mala noticia: a los 6 minutos, Eder Alvarez Balanta debió abandonar el terreno de juego por un problema en su rodilla. El «Muñeco» debió reorganizar a sus jugadores, enviando a Leo Ponzio como central y Nicolás Domingo como mediocampista central.

A los 15 minutos, llegaría la primera posibilidad clara para el dueño de casa: Lucas Alario fue derribado dentro del área sancionándose tiro penal. De la ejecución se haría cargo el uruguayo-argentino, Rodrigo Mora. En su primer intento, Walter Benitez le contuvo el penal al atacante, pero el tiro debió ejecutarse nuevamente por adelantamiento del arquero. En su segunda posibilidad, Mora no perdonó y con un remate violento a la derecha decretó el 1-0.

Sin embargo, River no lograba dominar con claridad a su rival y esto sería aprovechado por el conjunto del Sur. A los 30 minutos, tras el rebote en un tiro de Ezequiel Rescaldani, Sebastián Romero apareció para volver a convertirle a Marcelo Barovero y señalar el empate en 1 en el marcador.

River, falto de ideas, no sabía como reaccionar ante el golpe de la igualdad rival. Quilmes, aprovechando los problemas defensivos de su rival, tuvo una gran posibilidad de ponerse en ventaja en un mano a mano a los 43 minutos contenido de gran manera por Barovero.

Cuando parecía que el primer tiempo moriría en empate, Gonzalo Martinez encontró un gol digno «de otro partido». El ex-Huracán probó con un remate de larga distancia y venció la resistencia de Benitez para volver a darle la ventaja al Millonario y «acallar» algunas voces en su contra. River llegaba al entretiempo con un inmerecido 2-1.

Después de los 15 minutos de descanso, el conjunto de Gallardo salió con otra intención a disputar los 45 minutos restantes. Desde el inicio se vio un River ambicioso y en busca de una mayor diferencia. Diferencia que lograría sacar a los 7 minutos: una muy buena jugada colectiva culminó con centro de Nicolás Bertolo para la aparición de Martinez. El Pity se convertía en figura y lograba su segundo grito en la tarde-noche de Núnez.

Quilmes, tras sufrir la desventaja de 2 goles, se quedaría con un jugador menos en el terreno de juego. Rodrigo Braña vio la tarjeta roja por golpear a Martinez. Y aquella ventaja numérica sería aprovechada por el Millonario: tan solo 3 minutos más tarde, Mora recibió una asistencia con la cabeza de Ignacio Fernandez y con su pierna derecha marcó el cuarto gol.

River ganaba, gustaba y goleaba. Gallardo decidía enviar a Ivan Alonso a cancha para disputar sus primeros minutos con la camiseta de la Banda. El Millonario no se resignaba a los ataques constantes y continuaba en busca de una mayor diferencia ante su rival. A los 27, Bertolo remató desde la derecha pero su tiro fue contenido por Walter Benitez. En el rebote, Ivan Alonso no pudo controlar el balón y apareció Lucas Alario para marcar el 5°.

Luego de aquel quinto tanto, River quitó el pie del acelerador. Los minutos corrieron hasta que Rapallini decidió ponerle punto final a la historia en el Monumental. Con un gran segundo tiempo, el Millonario logró golear con autoridad al Cervecero y comenzar su 2016 de excelente manera.

Marcelo Gallardo se fue realmente conforme tras la actuación de su equipo, en especial la segunda mitad. River buscará continuar por su senda ganadora la semana próxima cuando visite a Belgrano, en Córdoba, en torno a la segunda fecha. Quilmes, por su parte, buscará recuperarse ante su gente al enfrentar a Colón el próximo fin de semana.

Acerca de Lautaro Castiglioni 4818 Articles
Nació en febrero de 1996 bajo el apodo de "Laucha". En sus jóvenes años se volcó al fútbol y al basket para convertirse en un erudito del periodismo deportivo. Dueño de una pluma intachable y de una madurez envidiable. Su cable a tierra está en Pergamino.