RIVER 1 – HURACÁN 0: UN VUELO NO TAN ALTO

A River no le sobró nada pero le bastó para ganarle a Huracán por 1-0 en el Monumental y achicar la distancia con Estudiantes de La Plata a 7 puntos. El único tanto del partido fue convertido por Sebastián Driussi, de cabeza, en la etapa complementaria. Consumado el triunfo, el Millonario ya comienza a pensar/diagramar el encuentro que tendrá ante Gimnasia el próximo jueves por la semifinal de la Copa Argentina.

En el Antonio Vespucio Liberti, el dueño de casa recibía al conjunto de Ricardo Caruso Lombardi. Los dirigidos por Marcelo Gallardo venían de caer ante Newells y necesitaban de un triunfo para acortar distancia con el puntero, aprovechando la caída de los platenses. A pesar de la necesidad en el certamen doméstico, el Muñeco se daba el lujo de apartar de los titulares a algunas de sus piezas pensando en el próximo duelo copero. El Globo, por su parte, venía de igualar de manera agónica con Racing y quería llevarse los 3 puntos de Núñez para engrosar su flaco promedio.

Con arbitraje de Fernando Rapallini comenzó el partido en el Monumental. Durante los primeros momentos, el juego se tornó trabado y parejo. River intentaba tomar las riendas del partido pero se lo notaba desorientado y sin un claro organizador ante la ausencia de Andrés D’Alessandro. Huracán le cedía la iniciativa a su rival y buscaba lastimar apostando al contragolpe.

Recién a los 34 minutos de la primera mitad iba a llegar la primera situación de peligro, favoreciendo a los locales: Rodrigo Mora colocó un centro desde la derecha para la entrada de Sebastián Driussi, quien sacó un cabezazo que fue contenido por Marcos Díaz. 4 minutos más tarde, Ignacio Fernandez controló en 3/4 de cancha y disparó al arco provocando una gran respuesta del arquero contrario. El rebote fue tomado por Gonzalo Martínez rematando con su pierna menos hábil un tiro que pasó muy cerca de un poste. River comenzaba a generar situaciones de riesgo.

El Millonario se volcaba decididamente al ataque pero cometía los errores de quedar mal parado en el fondo. Tal es así que a los 43 minutos, Ignacio Pussetto comenzó una corrida desde la mitad de cancha sin tener marca alguna. Cuando entró al área y se disponía a sacar su remate, apareció Camilo Mayada a toda velocidad para ir al piso y quitarle el esférico al jugador visitante. La última de los primeros 45 minutos fue para Lucas Alario con un cabezazo que pasó muy cerca.

Comenzada la etapa complementaria, los dirigidos por Ricardo Caruso Lombardi salieron con otra actitud a disputar el partido y comenzaron a encender las alarmas de la defensa rival: a los 4, Pussetto enfrentó mano a mano a Batalla, pero el arquero Millonario ganó en el duelo. Dos minutos después, Lucas Mancinelli cabeceó un tiro que rebotó en el palo, luego de un desvío en Jorge Moreira, y en el rebote, Jerónimo Barrales remató muy desviado. A los 9, Barrales ganó de cabeza y Batalla logró contener sin mayores inconvenientes. Huracán arrinconaba a River y empezaba a hacerse merecedor del primer grito.

Sin embargo, en el mejor momento de los de Parque Patricios -o en el peor momento de los de Núñez- llegaría el primer grito de gol de la tarde en el Monumental: después de un córner ejecutado desde la izquierda, Alario bajó la pelota para la entrada de Driussi, quien entró en soledad por el segundo palo y cabeceó hacia la red para marcar el gol que le permitiera a River adelantarse en el marcador.

El gol del Millonario hizo que el partido entre en una meseta y se superpoble de imprecisiones. La pelota se dividía entre unos y otros en la mitad de cancha y ninguno era el claro dominador. Recién a los 35 minutos volvería a aparecer una nueva oportunidad de peligro, correspondiendo a los de Caruso Lombardi: Pussetto desbordó por la izquierda y, ante la salida de Batalla, asistió a Diego Mendoza, rematando con el arco a su merced pero su tiro se estrelló en el travesaño.

Los segundos fueron pasando y al partido le quedaba cada vez menos vida. Lo último que entregaría el juego entre Millonarios y Quemeros es la expulsión de Mancinelli por una dura entrada contra Rodrigo Mora, a los 47 minutos, dejando a Huracán con 10 jugadores. De ese tiro libre se hizo cargo el propio uruguayo rematando por encima de la barrera y provocando una volada de Díaz para evitar la caída.

De esta manera, River volvió a sonreír tras 3 fechas sin poder lograrlo y acortó la distancia con el puntero, Estudiantes, a 7 puntos. Lo que se viene en la agenda del Millonario es el partido correspondiente ante Gimnasia por semifinales de Copa Argentina, el próximo jueves, y luego visitará a Independiente por el certamen local; el Globo, por su parte, no logra levantar cabeza y se complica cada vez más en la tabla caliente del descenso. Por eso, en el Tomás Adolfo Ducó, Huracán buscará cortar la mala racha recibiendo a Colón en la próxima jornada.

 

Acerca de Lautaro Castiglioni 4764 Articles
Nació en febrero de 1996 bajo el apodo de "Laucha". En sus jóvenes años se volcó al fútbol y al basket para convertirse en un erudito del periodismo deportivo. Dueño de una pluma intachable y de una madurez envidiable. Su cable a tierra está en Pergamino.