NUEVA CHICAGO 1 – DEPORTIVO RIESTRA 0: LA JUSTICIA DIVINA

El Torito le puso los puntos al Blanquinegro o, mejor dicho, le sacó una unidad del buche cuando ya se terminaba la contienda. Los Malevos de Pompeya, ya con unidades positivas en la tabla de posiciones tras una condonación de su castigo impuesto por los incidentes en el ascenso, tuvieron todo para sumar en Mataderos pero en la última jugada de la tarde fue Gabriel Ávalos quien le dio el triunfo al dueño de casa en el debut de Juan José Serrizuela como entrenador del Verde.

Pocas veces en el fútbol hay justicia y, en algunos casos, es difusa la evaluación. En el noroeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Nueva Chicago recibía a un Deportivo Riestra que con la quita de veinte puntos parecía condenado al descenso hasta que el tribunal de disciplina le redujo la sanción en la mitad del campeonato. Así, corriendo desde atrás igualmente, Deportivo Riestra sumó diez puntos de golpe en la tabla de los promedios que lo devolvió a la vida en la actual temporada del Nacional B. Pero, lo que podría ser injusto legalmente, tuvo su contracara en lo estrícamente futbolístico.

Por lo hecho en la etapa inicial, el Blanquinegro mereció más que el dueño de casa. En la complementaria fue todo lo contrario pero, a decir verdad, la más clara estuvo en los pies de Brian Sánchez que quiso definir de taco y desaprovechó una de las ocasiones más claras de la jornada. El empate hubiese sido lo más justo en Mataderos pero, había una cuenta pendiente que la justicia divina se encargó de saldar.

La etapa inicial tuvo un lapso muy aburrido. Deportivo Riestra fue el único que propuso pero Sánchez no estuvo fino y tampoco careció de fortuna Gonzalo Bravo. Los hombres de Jorge Benítez eran intrépidos, ganaban por las bandas, y estaban más cerca del gol que un Nueva Chicago pálido, sin reacción. Sin embargo, el protagonismo cambió en la complementaria.

Dos veces lo tuvo Gonzalo Vivas en la segunda parte. Una de ellas, por esas cosas del individualismo, no le sirvió un pase atrás a Alejandro Aranda que estaba solito de frente al arco para sacudir contra las redes rivales. Se jugaba todo en campo de la visita que, de la nada, sacó una mágica contra encabezada por Facundo Stable para que Sánchez quisiera definir de lujo ante Leandro Requena. Si entraba era un golazo pero el esférico salió pidiendo permiso por el costado del palo derecho del ex guardameta de Santamarina de Tandil.

El 0 a 0 se encaminaba a cerrar un partido que pudo tener gritos pero también merecía el marcador cerrado. Poco fútbol, algunos destellos y cuando todo parecía que Deportivo Riestra iba a sumar otro punto llegó el rebote corto de Sebastián Hernández a los 47 del segundo tiempo. Ávalos, de arremetida, no perdonó y le dio el triunfo a Nueva Chicago por la mínima ventaja sacándole al menos un punto a su rival que ya había recibido demasiado premio durante el receso.

Acerca de Marcelo Patroncini 17343 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web