Leipzig venció a Friburgo y conquistó por primera vez la Copa Alemania

Freiburg's German midfielder Janik Haberer (C) abd Leipzig's Hungarian midfielder Dominik Szoboszlai vie for the ball during the German Cup (DFB Pokal) final football match between SC Freiburg and RB Leipzig at the Olympic Stadium in Berlin on May 21, 2022. - - DFB REGULATIONS PROHIBIT ANY USE OF PHOTOGRAPHS AS IMAGE SEQUENCES AND QUASI-VIDEO. (Photo by THOMAS KIENZLE / AFP) / DFB REGULATIONS PROHIBIT ANY USE OF PHOTOGRAPHS AS IMAGE SEQUENCES AND QUASI-VIDEO. (Photo by THOMAS KIENZLE/AFP via Getty Images)

Por: Marcelo Patroncini | mayo 21, 2022


Los Toros Rojos se dieron el gran gusto y, después de una gran temporada de Bundesliga, pudieron festejar con la conquista de la DFB Pokal. En la noche de Berlín, los de Domenico Tedesco ganaron 4 a 2 por penales tras el 1 a 1 de los 120 minutos que enfrentaron a los Buitres.

Leipzig había perdido finales con Bayern Múnich y Borussia Dortmund. La tercera fue la vencida aunque, en el camino, apareció el sólido Friburgo de Christian Streich que en el certamen local también consiguió un boleto para la Europa League entrante y lo tuvo contra las cuerdas.

Los de Todesco reclamaron en el gol que abrió la cuenta ya que Christian Günter arrancó la jugada con una mano que el árbitro y el VAR no percibieron. El volante mandó un centro por banda izquierda, el húngaro Roland Sallai descargó sutilmente hacia atrás, y desde la medialuna apareció el zapatazo de Maximilian Eggestein para descolocar al histórico Péter Gulácsi.

El asunto parecía complicarse para los Toros Rojos que se quedaban con un hombre de menos producto de la roja directa que vio Marcel Halstenberg a los 10 de la complementaria. Sin embargo, el premio a no darse por vencido le permitió alcanzar el empate a quince para cumplirse el tiempo reglamentario. Willi Orban peinó un zapatazo al aire, descolocó a la defensa de los Buitres, y por detrás de todos empujó Christopher Nkunku para estampar el 1 a 1.

El trámite continuó hasta que la final se definió desde los doce pasos. Günter, el de la mano no vista, mandó el suyo por arriba del travesaño. El bosnio, Ermedin Demirovic, falló el otro mientras que los de Todesco acertaron todos los que patearon para desatar la locura de un club que no sólo tiene boleto a Champions sino que también se permitió festejar un título en Alemania.

Friburgo, ese equipo que había sido furor en la Bundesliga por un invicto que ni siquiera podían conservar Bayern Múnich y Borussia Dortmund, quedó en la puerta de un festejo inolvidable. Lepizig, después del 1 a 1, se impuso por 4 a 2 en la tanda de penales para quitarse la espina de esos encuentros claves perdidos y celebrar su primera DFB Pokal.

Foto: Photo by THOMAS KIENZLE/AFP via Getty Images

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente