La Federación Alemana de Fútbol se pronunció sobre detener el juego para romper el ayuno del Ramadán

La Federación Alemana de Fútbol comunicó en el día de ayer que muestran su total apoyo a las decisiones que tomen los árbitros a la hora de detener el partido para que un jugador pueda romper el ayuno del Ramadán.

La semana pasada el juez Matthias Jöllenbeck fue doblemente noticia tras el partido entre el Augsburg y el Mainz. En primer lugar, pidió perdón ante las cámaras por señalar una pena máxima a favor del cuadro local que no parecía tal y, por otro lado, por interrumpir la disputa del encuentro para que el capitán del equipo de Maguncia, Moussa Niakhaté, pudiera avituallarse con algo de agua.

La noticia estuvo en que para el futbolista franco-senegalés esta acción supuso poder ingerir líquido sin romper los preceptos de la religión musulmana (ya que el sol ya se había ocultado), tratándose de la primera ocasión en que algo así sucede en la máxima categoría del fútbol germano.