Junior Messias, de empleado a ser clave en Milan para la Champions

El Rossoneri venía bastante complicado en la Champions League tras cuatro encuentros sin triunfos. El último puesto y una dura visita a España para enfrentar al Colochonero eran las últimas esperanzas del elenco de Stefano Pioli para continuar con vida. Y, a pesar de tener jugadores como el francés Olivier Giroud o el sueco Zlatan Ibrahimovic, el salvador fue un brasileño que recién a los 24 años se dedicó de verdad al fútbol profesional.

Milan empataba con Atlético Madrid pero dominaba en el Wanda Metropolitano. La igualdad claramente le servía a los de Diego Simeone aunque a medias ya que debía cerrar con Liverpool de Inglaterra en la última fecha. Quien quedaba totalmente eliminado era el conjunto de la Lombardía que para seguir su camino rumbo a la Orejona dependía de una serie de milagros para el 7 de diciembre.

A poco menos de media hora para el cierre, Pioli puso en cancha Junior Messías. El nacido en Belo Horizonte, dejó su Brasil natal hace una década para probar suerte en Italia junto a su mujer y su pequeño hijo. Allí, en Turín, comenzó a jugar fútbol en el ascenso pegando un salto clarísimo del 2018 a esta parte ya que de estar en la Serie D con el Gozzano, luego firmó para el Crotone, y ahora se sumó a las filas del Rossoneri.

Mientras jugaba torneos con amigos de Perú, un ex jugador del Torino apostó por él. A esa altura, y para sobrevivir a los costos europeos, Junior Messias vendía electrodomésticos pero también hacía trabajos de albañilería y electricidad. Una vez que le aseguraron un salario mínimante aceptable, dejó esos trabajos para sumarse al deporte más hermoso de todos.

Tras dos lesiones, el brasilero tuvo su gol soñado en la noche española. «Ha sido la noche más bonita de mi carrera, pero espero que vengan otras como ésta» afirmó a Milan TV y destactó que le dieron ganas de llorar así como también que pensó en Dios y en su historia escrita por Él. El batacazo, lo inesperado, salió de ese grito sudamericano en casa del Colchonero. Pocos lo tenían pero se encargó de sacudir las redes del Atlético Madrid para darle una alegría inconmensurable al Milan que ganó 1 a 0 y sigue con vida en la Champions League.

Acerca de Marcelo Patroncini 17872 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web