CENTRAL CÓRDOBA 1 – RACING 0: SAPO DE OTRO PIZZI

Foto: @RacingClub

Por: Marcelo Patroncini

«Algunas noches te pierdo, algunas mañanas te vuelvo a empatar» cantaban los Caballeros de la Quema en su hit, «Sapo de otro pozo», que tan bien podrían sentarle al presente de Pizzi que recibió un cachetazo por parte de los muchachos del «Sapo» Coleoni para dejar a la Academia con medio pie afuera de los cuartos de final de la Copa de la Liga. En Santiago del Estero, el Ferroviario derrotó a una insípida Academia por 1 a 0 con gol de Carlo Lattanzio.

Racing sabía que ganando, complicaba a River las aspiraciones clasificatorias dentro del torneo local ya que empatando con San Lorenzo, en un resultado que le convenía a ambos, se aseguraba un puesto entre los cuatro mejores de la zona. Sin embargo perdió y lo hizo a su manera, jugando al fútbol de los últimos meses, y ante un Central Córdoba que aún no había triunfado como local en la temporada.

Ante la falta de respuestas de la visita, el primero en aproximarse fue el conjunto local con un disparo de Lucas Brochero que se fue cerca del palo derecho de Gabriel Arias. Después fue Claudio Riaño quien ensayó una chilena en la puerta del área chica y, el guardameta de la Selección de Chile, brilló para desactivar semejante bombazo. Los de Avellaneda insinuaron poco y nada aunque tuvieron las más clara del primer tiempo en los botines de Iván Maggi que, solo contra el arquero, la mandó por arriba del travesaño.

En la complementaria, el control absoluto fue del Ferroviario. Pudo abrir la cuenta Dixon Rentería tras matar una pelota con el pecho y castigar hacia la cueva contraria sin puntería. Instantáneamente se lo perdió por poco Carlo Lattanzio. Pero el ex Estudiantes de La Plata tuvo revancha y el premio para el conjunto albinegro llegó un rato después, a los 32 minutos, cuando le bajaron al delantero una pelota de un córner para quedar cara a cara con Arias y no desperdiciar semejante obsequio.

Central Córdoba, que no había ganado en Santiago del Estero desde que empezó la Copa de la Liga, derrotó por 1 a 0 a este Racing de Pizzi que jugó mal otra vez pero, por su inexplicable irregularidad, todavía sigue con vida en el certamen local y, encima, marcha segundo en su grupo de la Copa Libertadores de América.