LA SUPERLIGA EUROPEA HUBIERA AFECTADO A LA SELECCIÓN ARGENTINA

Foto: AFA

Por: Redacción

No queda duda de que los últimos días fueron unos de los más movidos en el mundo del fútbol. La creación de la Superliga generó muchos comentarios y polémica a su alrededor, por su naturaleza elitista y su planificación para tratar de generar ganancias económicas. La unión de 12 de los equipos más poderosos de Europa y del mundo, los cuales retaron de forma directa a la FIFA y la UEFA, no duró más que un par de días.

Real Madrid, Manchester United, Barcelona, Liverpool, Atlético de Madrid, Juventus, Chelsea, Milan, Manchester City, Inter de Milán, Arsenal y Tottenham Hotspur fueron los 12 clubes que, con bombo y platillo, habían anunciado la conformación del ambicioso proyecto, el cual no era avalado por el máximo organismo del fútbol a nivel mundial ni por la confederación del viejo mundo, por lo que las amenazas no se hicieron esperar.

Aquellos equipos que participaran en esta Superliga serían severamente castigados por la propia FIFA, al punto de que, si un jugador llegaba a disputar un solo minuto de este torneo no oficial, serían desafiliados y no podrían representar a su país a nivel selección, perdiéndose dos de las competencias más esperadas del verano (Copa América y Eurocopa), así como el Mundial de 2022 en Qatar.

Por supuesto, con severos castigos, junto al descontento casi generalizado de los aficionados, políticos y analistas, los equipos ingleses dieron marcha atrás, seguidos por los clubes italianos. Si bien la Supeliga de Europa no se canceló (en palabras de Florentino Pérez, presidente del Real Madrid: “se suspendió) y que ninguno de los tres equipos españoles ha hecho oficial su paso hacia atrás, queda claro que este proyecto no volverá a resonar en un tiempo.

Por supuesto, siempre queda la pregunta de: ¿qué hubiera pasado si los 12 equipos no echaban un paso hacia atrás y se aventuraban con este ambicioso y arriesgado proyecto, a sabiendas de las represalias de la FIFA y la UEFA? Y más importante aún para nosotros: ¿cómo se habría visto afectada la selección argentina con los duros castigos que habrían tenido aquellos jugadores de algunos de estos equipos fundadores?

Para empezar Lionel Messi (Barcelona) y Sergio Agüero (Manchester City) serían dos de las principales bajas que causaría la Superliga. Para darnos de una idea de su importancia en la selección, basta ver qué tantos goles han aportado desde su debut (17 de agosto para Messi y 2 de septiembre de 2006).

Según cifras del sitio especializado casasdeapuestas.bet, Messi es líder histórico de la selección con 71 goles, mientras que el Kun está en la tercera posición con 42 tantos. Desde su debut en 2005, la Albiceleste ha anotado 363 goles, por lo que Lionel y Agüero representan el 31.12% de todos esos tantos.

Los riesgos eran mayúsculos, incluso si eso implica que la situación de ambas no es del todo clara. Por un lado, ha sonado con fuerza que Messi, uno de los mejores pagados del mundo, no se siente a gusto con los culés y que no se descarta su salida, si bien la directiva está trabajando para buscar la renovación con su astro argentino; del otro lado, el Kun Agüero ya había anunciado que a mitad de año saldría de los Citizens, pero no habría garantías de que llegara a algún equipo perteneciente a los 12 de la Superliga o que, en su defecto, el macrotorneo comenzará poco antes del final de su contrato, lo cual lo habría condenado a no poder firmar con ningún otro club que no haya formado parte de aquel circuito elitista.

Por supuesto, ellos solo lideran una lista considerable de bajas más que dolorosas, sobre todo si tomamos en cuenta que la Copa América está cada vez más cerca, posicionándose como una de las últimas oportunidades para Lionel Messi de, por fin ganar un título con la Albiceleste y, por supuesto, el primer título del combinado mayor desde aquella lejana Copa América de 1993 en Ecuador, en la que derrotaron al seleccionado mexicano, que en ese entonces era debutante en el torneo de selecciones más antiguo del mundo.

Lautaro Martínez (Inter de Milán), Paulo Dybala (Juventus), Ángel Correa (Atlético de Madrid), Erik Lamela y Giovanni Lo Celso (ambos del Tottenham Hotspur) son parte de la generación que, de haber participado en la Superliga, habrían truncado sus carreras a nivel selección.

Incluso aquellos jugadores que son suplentes habrían sufrido un destino similar, como el de Wilfredo Caballero, quien es suplente en el Chelsea, pues el simple hecho de pertenecer a la plantilla de los Blues no le habría permitido firmar con algún equipo de Europa, ni siquiera un potencial regreso al fútbol de Argentina.

Un caso singular es el de Sergio Romero, de quien no se sabe si permanecerá en el Manchester United o sería traspasado a otro equipo, entre los que ha sonado Boca Juniors. Lo que sí es cierto es que su futuro habría pendido de un hilo, pues habría sido la diferencia entre un regreso a Europa o un posible retiro prematuro para el veterano cancerbero de 34 años.