INSTITUTO 2 – FERRO 2: QUIEN BA»LANDA», MAL ACABA

Foto: @InstitutoACC

Por: Marcelo Patroncini

En Alta Córdoba se cruzaron La Gloria y el Verdolaga en un duelo de necesitados. Los de Caballitos ganaban cómodamente por 2 a 0 antes de la media hora pero, de la misma manera que el fin de semana pasada, el conjunto de La Docta reaccionó a tiempo para igualar el asunto en un 2 a 2 sumamente atractivo para el resto menos para los protagonistas.

Ferrocarril Oeste creía que era la tarde para encarrilar el rumbo. Tras tres fechas sin triunfos y sin anotar goles, se despachaba con dos tantos en el inicio de la contienda que sorprendían a propios y extraños. Sin embargo, los de Diego Osella se confiaron y el dueño de casa, gracias a un doblete Lucas Landa, evitó la caída.

David Gallerdo abrió la cuenta antes del cuarto de hora tirando una diagonal dentro del área grande, pasando como si nada entre sus marcadores, y rematando ante la estéril salida de Jorge Carranza. El Verdolaga se imponía y, rápidamente, conseguía estirar la diferencia en una corrida épica de Brian Fernández. El ex Racing y Portland Timbers se dio un autopase, encaró mano a mano, y tocó sutilmente hacia el palo más lejano del guardameta local para estampar el 2 a 0 a los 22 minutos del capítulo inicial.

La Gloria descontó a los 38 minutos con un centro venenoso de Gustavo Villarruel que conectó de cabeza Landa por el segundo palo. Eso envalentonó al conjunto de La Docta que fue por más sabiendo que la diferencia era escueta. Y la fórmula se repitió ya que el número once puso en órbita un tiro de esquina para encontrar el frentazo del ex Gimnasia La Plata que, en las alturas, y apenas comenzada la complementaria, puso cifras definitivas.

Instituto de Córdoba, que no ganó en lo que va de la temporada, al menos demostró tener energías para revertir situaciones adversas. Claro que el 2 a 2 no le cayó bien como tampoco a Ferrocarril Oeste que volvió a convertir pero se mantuvo alejado del camino victorioso. Y ambos, históricos de primera pero atravesando un mal momento en segunda, dejaron en claro que quien ma»landa», mal acaba.