ARSENAL 2 – RACING 1: UNA PIZZI DE HUEVO

Foto: @ArsenalOficial

Por: Marcelo Patroncini

Son muy pocas las personas en el globo terráqueo que le encuentran el placer a la pizza de huevo. Ese mismo número, pero en menor escala, son las que les gusta el juego de Pizzi en una Academia que volvió a defraudar pero esta bien perdiendo por 2 a 1 frente al Arse en el Julio Humberto Grondona.

Triunfazo del Arsenal conducido por el «Huevo», Sergio Rondina, quien unas semanas atrás era más cuestionado que la presencialidad escolar. Firme en sus líneas y aprovechándose de un irregular Racing que lo atoró sobre el final del primer tiempo como para ponerle algo de suspenso a la contienda en el mediodía de Sarandí.

Lucas Orban perdió una pelota cerca de su área a los 23 minutos del primer tiempo. Jesús Soraire, encargado de hurtarla, no encontró hueco para rematar pero sí pudo asistir al uruguayo Jhonatan Candia que, en cuando halló un espacio, sacó un remate potente y rasante en el que nada pudo hacer Gabriel Arias. Un rato más tarde, el guardameta de la Selección de Chile, voló sin fortuna alguna para ver como el cabezazo del ex Platense, Gastón Suso, significaba el 2 a 0 para el dueño de casa antes de la media hora inicial.

La Academia descontó a cinco del descanso porque Iván Maggi fue a trabar una pelota en el rectángulo mayor y el esférico cobró un efecto para que le quede servida a Tomás Chancalay quien, con un tiro cruzado y seco, batió la resistencia de un Alejandro Medina que hasta ese entonces no había sufrido demasiado peligro en su cueva. Los del Viaducto de todos modos siguieron apostando en ofensiva y, justo previo al entretiempo, Ignacio Gariglio se perdió el tercero abajo del arco literalmente..

Los de Avellaneda no gravitaron en la complementaria, tuvieron apenas una llegada clara con un cabezazo de Lorenzo Melgarejo pero no mucho más. El Arse, en contrapartida, asustó con algunos contragolpes pero trató de cuidarse más en su campo bloqueándole los caminos y las ideas a la visita que una vez más disgustó a los suyos.

Arsenal, ese equipo que marchaba último y no ganaba para poner en tela de juicio a Rondina, triunfó por 2 a 1, sumó su segunda victoria al hilo, e hilvanó un invicto de tres juegos. Lo de Racing fue una «Pizzi de Huevo». Y nadie comprende cómo teniendo materia prima, se sigue eligiendo un producto que no le gusta a la gran mayoría.