ALVARADO 1 – TEMPERLEY 0: EL ALBA DE «ALVA»

Por: Marcelo Patroncini

Amaneció para el Torito en esta Primera Nacional y después de cinco fechas donde tan sólo había conseguido un punto. El equipo de Walter Gastón Coyette jugó un gran partido ante el débil Gasolero, ganó por 1 a 0, y cortó la malaria para despertarse en el inicio de la jornada viendo el sol entre tantos nubarrones.

Pegó rápido Alvarado pero no se conformó con eso. El golazo de Marcos Astina fue sólo una muestra de todo lo que ofrendó la escuadra de Mar del Plata en la agradable noche de jueves en el José María Minella. Temperley, apenas con un poco de Agustín Campana en el primer tiempo, y algún destello de Lucas Baldunciel en la complementaria, lejos estuvo de molestar al elenco de La Feliz.

Un tiro libre casi en la puerta del área fue la llave del local para abrir la puerta del triunfo. Astina se paró frente a la pelota y sacó un disparo con rosca, hermoso, preciso, para que Joaquín Papaleo no pudiese hacer nada a pesar de volar contra su caño derecho. Iban apenas 5 minutos y la alegría era azul y blanca.

Lejos de reaccionar, Temperley sufrió más embates de su rival que mereció irse con algún tanto más al descanso. De un error defensivo, Alvarado tuvo el segundo en los pies de Roberto Giacomini que se apresuró y remató desviado. A diez para el entretiempo fue Leandro Navarro el que contó con una chance inmejorable, frente al arco y con la pelota picándole para fusilar a quien sea. Sin embargo, el intento del otrora San Lorenzo de Almagro se desvió en la espalda de Facundo Gómez cuando parecía tener destino de red.

En la complementaria todo se hizo más parejo pero Coyette supo manejar los hilos de su equipo con el orden táctico y valiéndose de la ventaja ya conseguida. Es cierto que Alva tuvo dos tiros en los palos que pudieron liquidar el asunto antes de tiempo pero tanto Astina como Franco Malagueño carecieron de fortuna. Del otro lado, apenas un poquito del ingresado Lucas Baldunciel y no mucho más para cosechar su cuarta derrota al hilo.

Temperley, que arrancó la temporada ganándole a Deportivo Maipú en Mendoza, entró en desgracia con un sinfín de derrotas en las cuales ni siquiera logra convertir. Alvarado, que también venía en las malas, aprovechó el mal momento de su rival y, jugando un gran partido, se impuso por 1 a 0 para empezar a ver el sol en esta temporada de la Primera Nacional.