ALVARADO 1 – GIMNASIA (MZA) 2: NI UN GOLAZO TE S»ALVA» DEL «POZO»

Por: Marcelo Patroncini

Triunfazo Mens Sana en Mar del Plata para acomodarse en el lote de escoltas del grupo A en la Primera Nacional. En un encuentro cambiante y apasionante, el Lobo conducido por Diego Pozo se impuso por 2 a 1 sobre el Torito que no pudo disfrutar su primer gol del torneo y quedó sumergido en las profundidades de la zona.

Rápidamente Gimnasia de Mendoza se puso arriba en el tanteador y, por planteo táctico, parecía que tendría asegurada la victoria desde el vamos. Sin embargo, este Alvarado de Walter Gastón Coyette, dio muestras de caracter, por momentos fue protagonista en el José María Minella, supo empatarlo con un golazo, y sobre el final terminó cayendo inexplicablemente.

Iban 5 minutos cuando Cristian Llama puso en órbita un tiro de esquina. La buena pegada del ex Fiorentina de Italia encontró en el primer palo a la cabeza de Diego Mondino que peinó el esférico y anotó un golazo dejando sin respuesta alguna a Pedro Fernández. Sin embargo, con el correr del reloj, los cuyanos iban a ceder un poco la tenencia del esférico y los de la costa atlántica aprovecharon es impasse.

Alvarado pudo empatarlo con un tiro libre de Tomás Mantía que se fue realmente cerca. Las ganas estaban pero los goles no llegaban para los de Coyette hasta que la sequía se cortó a los 40 cuando Ezquiel Vidal se acomodó en la medialuna, se perfiló, y colgó la pelota contra el parante izquierdo de la cueva defendida por Sebastián Giovini. Gimnasia de Mendoza jamás reaccionó a semejante cachetazo e, incluso, hasta la pasó mal por momentos en la complementaria.

En el inicio de la segunda mitad, el Mens Sana propuso con un remate a colocar de Santiago González que fue peligroso. Llama también exigió a Fernández con un remate esquinado que obligó al otrora Chacarita Juniors a revolcarse por el césped del estadio mundialista. Sin embargo, Alva volvió a tomar la batuta cuando a su rival se le acabaron las ideas y allí pudo ganarlo aunque el palo se lo negó a Mantía en lo que hubiese sido otro golazo así como también Giovini le ahogó el festejo a un buen intento de Mauro Valiente.

Alvarado, viendo que el reloj del José María Minella estaba por marcar el final, pareció mirar con buenos ojos el empate y terminó perdiéndolo en una jugada aislada donde Lucas Carrizo, la figura de la tarde tanto en defensa como en ataque, disparó cruzado para darle el 2 a 1 decisivo en favor de un Gimnasia de Mendoza que trepó en la tabla y hundió en el «Pozo» aún más al Torito.