NEWELL´S 2 – HURACÁN 2: NI EL PITIDO DEL FINAL

Foto: @Newells

Por: Nicolás Ziccardi

Newell´s estuvo dos veces en ventaja pero Huracán se lo empató a cinco del cierre con una tremenda curiosidad: el Mono Burgos imitó un silbatazo que descolocó a todos menos al pibe Núñez, que siguió la acción consumando el 2 a 2 definitivo.

El Estadio Marcelo Bielsa fue testigo de un duelo de necesitados por la Fecha 8. Allí Newells, sin triunfos en el torneo y dos empates en fila desde la llegada de Germán Burgos, recibió a Huracán, apretado en los promedios y con solo una victoria en lo que va de copa.

El Globo no contó con Kudelka, hasta hace menos de un mes entrenador Leproso, tras ser positivo de coronavirus. La visita salió a buscarlo pero una rápida pérdida en campo propio le costó sacar del medio; Cacciabue metió un lateral-centro al área, el fondo Quemero falló en su intento de despejar y Franco Negri terminó conectando, en puertas del área, el potente tiro que desvío en Moya y descolocó al golero Meza. Arriba Ñuls.

Huracán mantuvo el dominio en desventaja ante un Newell´s demasiado especulador. El Globo fue con más empuje que ideas y terminó encontrando el empate antes del cuarto de hora, con un córner desde la derecha que Franco Cristaldo puso en cabeza de Nicolás Cordero, de impecable ejecución a gol.

Alcanzando la media hora el Rojinegro comenzó a salir de su letargo y por buscar encontró. Maxi abrió para Negri y este sacó el centro que ubicó la solitaria aparición de Jerónimo Cacciabue por vértice derecho del área; el volante recibió solo y metió una perfecta volea de derecha a gol. 2 tiros, 2 goles.

Ya en el complemento se retomó la métrica del comienzo de partido, Huracán con la posesión pero sin profundidad ante un Newell´s estático en campo propio.

El Globo mejoró cuando empezó a mover el banco, sin embargo la Lepra tuvo su bala de plata para liquidar con una gran jugada de Jonathan Cristaldo que el golero Sebastián Meza terminó desactivando con rápido achique.

Huracán ganó presencia en terreno rival durante el último cuarto de ahora, allí donde perdió una tremenda triple opción; Moya cabeceó al travesaño, Aguerre le sacó a puro reflejo el rebote a Merolla y Mauro Formica se vistió de bombero despejándola de chilena sobre la línea.

Pero el Globo terminaría encontrando, a cinco del cierre, con Patricio Toranzo, de positivo ingreso, abriendo juego para Erquiaga. El marcador de punta jugó el centro al área que Freytes peinó para atrás en su intento de despejar habilitando a Cristian Núñez, el paraguayo de veinte años que no dudó en definir con potencia entre las piernas de Aguerr. 2 a 2.

En plena jugada, luego que Freytes cabeceara en las alturas sobre Hezze, se escuchó un silbatazo que confundió a la mayoría. Núñez siguió como si nada y la mandó a guardar, sin embargo más de un futbolista se quedó parado por creer que el pitazo fue el del juez Rapallini. Si hasta algunos jugadores visitantes no festejaron la conquista.

Pospartido aparecieron imágenes del Mono Burgos simulando ese pitazo con un chiflido, buscando confundir. Logró confundir, pero no evitar que su equipo empate. Puede, y suele, fallar.