FÉNIX 3 – COLEGIALES 4: PERDER EN MENOS QUE CANTA UN «GALLO»

Foto: @Juli_aras // @Colegiales1908

Por: Marcelo Patroncini

El Tricolor derrotó al Cuervo por 4 a 3 en un verdadero partidazo que ambos jugaron por la quinta fecha de la Primera B Metropolitana. La visita nunca estuvo abajo en el marcador pero el local acertó con el ingreso de Agustín Gallo lo empató dos veces pero, en menos que canta un gallo, los de Munro volvieron a dejar sin nada al Águila de Atilio Svampa.

El encuentro disputado en cancha de Sportivo Italiano fue un poema al fútbol. Todo pasó en una ráfaga. Colegiales antes del cuarto de hora ya ganaba 2 a 0 y ponía justicia en el tanteador gracias a un cabezazo de Rodrigo Paillalef y un golazo olímpico de Leonardo Landriel. Sin embargo Fénix reaccionó y le arrebató el protagonismo a los de Darío Lema.

El Cuervo hizo méritos para descontar en el capítulo inicial pero no lo consiguió. Adrián Scifo dejó un testazo en el techo del arco rival, Lucas Delgado le quemó las yemas a Mauricio Aquino que mandó la redonda al córner, y a diez del final el arquero del Tricolor volvió a brillar para desconectar un hermoso intento de Agustín Sufi.

Fénix tuvo su premio en la complementaria. Svampa acertó con los cambios y Gallo fue el mejor socio de Delgado en la delantera. El descuento llegó con un remate de Claudio Galeano desde la medialuna que no revestía problemas pero acabó metiéndose contra el palo derecho de Colegiales. Y, a parir de allí, se armó un partidazo para el deleite.

Pasado el cuarto de hora, Delgado desbordó por derecha y Gallo la empujó entrando por el medio para poner el 2 a 2. Tres minutos después, el Tricolor volvió a ponerse en ventaja porque Federico Martínez desde el piso infló las redes de Guido Nogar. No obstante, rápidamente llegó el 3 a 3 repitiendo la fórmula de la parda anterior pero intercambiando los actores. Sin embargo, en menos que canta un gallo, los del «Chavo» Lema lo ganaron con un cabezazo del mismísimo Martínez que puso cifras definitivas en cancha de Italiano.

Dos goles de arranque, después cinco tantos en doce minutos. Fue un verdadero partidazo pero lo que más le dolió a Fénix ha sido no tener ningún premio a tanto esfuerzo. Y Colegiales festejó el 4 a 3 como si hubiese sido una final del mundo que, a decir verdad, jugaron como dos gladiadores del globo terráqueo y era solo apenas un capítulo de la quinta fecha de la Primera B Metropolitana.