SAN LORENZO 2 – ROSARIO CENTRAL 0: VIERNES SANTO

Por: Maximiliano Pereira

San Lorenzo sigue de racha y en el Nuevo Gasómetro derrotó por 2 a 0 a Rosario Central en un partido muy caliente. Franco Di Santo y Ángel Romero, uno en cada tiempo, anotaron los tantos de la victoria para el Ciclón, mientras que el Canalla terminó con sos hombres menos por las expulsiones de Emiliano Vecchio y Lautaro Blanco.

Se enfrentaban dos equipos con la necesidad de sumar de a tres. Por un lado estaba el Cuervo, que venía de ganarle a Estudiantes en La Plata, en un partido clave para volver a prenderse en el torneo, y quería seguir en esa senda. Los del Kily González, por su parte, venían golpeados, y querían reponerse.

En el primer tiempo fue el dueño de casa quien impuso las condiciones. Sin embargo en el inicio del juego, fue el Canalla quien avisó en dos ocasiones primero con Gamba y luego con Marinelli, pero en ambas chances estuvo sólido Devecchi. A partir de ahí, el Cuervo presionó en campo contrario, recuperó rápido el balón, y generó situaciones como para romper la paridad. Julián Palacios, Óscar y Ángel Romero fueron los más desequilibrantes, aunque la paridad se rompió por medio del goleador, que antes había tenido una muy clara, y la tiró afuera. Di Santo empalmó de zurda la pelota para cambiar la trayectoria, y vencer a Broun para poner el 1 a 0.

En el complemento, San Lorenzo siguió en la misma sintonía ante un rival que estaba empecinado en salir jugando, y no estuvo fino. Así, el local tuvo varias situaciones como para aumentar la diferencia, y no podía por malas definiciones o por excelentes respuestas de Broun. Así, Central se mantenía en juego, pero las únicas aproximaciones que tenía quedaban en la nada.

El tiempo se consumía, y el Cuervo se dedicó a guardar la pelota, y dársela a los que saben de eso. Ramirez, Óscar y Ángel recibieron varias faltas en los últimos minutos y el juego se caldeó. Los jugadores del Canalla no toleraron el juego de los paraguayos y comenzaron con el juego brusco, y las posteriores peleas, no solo dentro de la cancha, sino también entre colaboradores. El árbitro Comesaña resolvió todo con una amarilla por lado, y una doble amarilla para Vecchio. En la jugada siguiente, Blanco golpeó en la cara a Ángel Romero y también se fue expulsado. Y ya en la última jugada, el propio Ángel quedó solo ante Broun últ definió con mucha clase para sentenciar la historia.

Fue final en el Nuevo Gasómetro. Triunfazo de San Lorenzo que parece despertarse tras un flojo arranque en el torneo, y se acomoda entre el lote de los que pelean por avanzar de fase. Además esta victoria le sirve como inyección anímica para encarar la fase 3 de la Copa Libertadores ante Santos. Por su parte, Rosario Central volvió a sufrir una nueva derrota, y ademas perdió dos jugadores importantes para el próximo encuentro.