RUSIA 2 – ESLOVENIA 1: EN SOCHI CAE LA DZYUBA

Gentileza: Reuters

Por: Lautaro Castiglioni

Rusia sostiene puntaje ideal en estas Eliminatorias: los Osos Tricolores vencieron por dos a uno a Eslovenia en Sochi para convertirse en el único líder del Grupo H. Artem Dzyuba convirtió los dos goles de su equipo mientras que Josip Ilicic descontó en la visita.

Rusia y Eslovenia se veían las caras en el Estadio Fisht y con presencia de público en el marco de la segunda jornada de las Eliminatorias europeas rumbo a Qatar 2022. Los dueños de casa, que venían de conseguir un triunfo lógico ante Malta, se medían ante los Dragones que llegaban tras dar una gran sorpresa al imponerse frente a Croacia.

Cuando el partido era parejo y sin que ninguno consiga imponer condiciones, Rusia pegaría primero por intermedio de Artem Dzyuba ya que, a los 26 minutos, recibió un centro bajo y definió con la cara interna de su botín para ponerla contra un palo, lejos de la estirada de Jan Oblak y cantar el 1-0.

Ocho minutos más tarde, Aleksandr Golovin se animó con un remate desde lejos que, desvío mediante, reventaría el travesaño. El rebote le cayó a Dzyuba y el atacante dio cátedra de su jerarquía al aguantarla para luego definir con su zurda, volviendo a inflar la red y decretando el 2-0.

No obstante, Eslovenia conseguiría achicar rápidamente el margen ya que, a los 36, Josip Ilicic recibió una pelota picando y la impactó de lleno para vencer a Anton Shunin, generando el 2-1 con el que finalizaría la primera mitad.

En el complemento, los visitantes manejaron la tenencia de la pelota y buscaron penetrar ante una férrea defensa local. Ilicic volvió a tenerlo con un disparo que salvaría Shunin. Rusia también pudo haber aumentado en un error defensivo que le permitió a Vyacheslav Karavaev sacar un tiro que contendría Oblak.

Los minutos pasaban, los eslovenos no encontraron la forma de doblegar a los rusos y el partido llegó a su fin. Fue dos a uno y tres puntos más para los Osos Tricolores, siendo el único del Grupo H en sostener puntaje ideal para, consecuentemente, ser el único líder al cabo de dos jornadas.